La diestra del Señor

Dice la Biblia en Salmos 118: 15 Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos; la diestra de Jehová hace proezas.

La adoración a Dios comienza siempre en la casa de cada justo. De allí se propaga en diferentes ámbitos hasta llegar a la iglesia o las comunidades cristianas. El espacio natural de la exaltación al Señor es el hogar de los hombres temerosos de Dios que desde allí comienza la alabanza a Dios.

La exaltación a Dios es un modelo de vida. Es un estilo de existencia que si bien comienza en cada hogar tiene su punto culminante en la reunión comunitaria que Dios ha señalado para todos los creyentes. Los justos viven de esa manera. Adoran y alaban a Dios con gozo y alegría en lo recóndito de su corazón.

El verso que hoy meditamos expresa esta realidad. Una verdad que necesitamos recordar siempre porque ella nos conduce a bendecir a Dios con la familia o con nuestros seres queridos en la intimidad de nuestras casas haciéndolo con estruendosa alegría, con júbilo desbordado y con todas nuestras fuerzas.

La razón por la que el salmista adora a Dios de esta forma radica en una verdad incuestionable para su existencia: la diestra de Jehová hace proezas. El salmista recuerda al Dios que envió las 10 plagas en Egipto para liberar a su pueblo. Rememora al Dios que derrotó absolutamente al Faraón en el Mar Rojo.

El autor del salmo pone en memoria de todos cuando el río Jordán se detuvo para que el pueblo de Israel pasará a la tierra prometida, cuando derribó los muros de Jericó, cuando detuvo el sol y la luna para que Israel derrotara a sus enemigos, cuando los introdujo a la tierra que le prometió a Abraham.

La diestra del Señor o el brazo fuerte del Creador es invencible y gana todas las batallas de su pueblo. Las ha ganado, las gana y las ganará siempre y por ello la exaltación que merece es con voz jubilosa desde nuestros hogares y en las reuniones o congregaciones que Dios ha establecido en la tierra.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: