La confianza del regreso de Cristo

Dice la Biblia en 1ª Juan 2: 28 Y ahora, hijitos, permaneced en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de Él avergonzados.

Ante el regreso de Cristo, el apóstol Juan le recomienda a los cristianos del primer siglo y a quienes han alcanzado estos días que permanezcan en Cristo, una expresión que el propio evangelista ha usado mucho en su evangelio y que tiene la idea de una unión o enlace indivisible para producir frutos o buenas obras.

Es un mandamiento dirigido a los hijos de Dios para que tenga cuidado en su comunión con Cristo. Cuidado en el sentido de no perderla. Precaución porque será vital a la hora que el Señor retorne, un hecho por cierto que Juan asegura categórico o del cual no tiene duda ni la menor sospecha o desconfianza.

La razón de este mandamiento es que a la hora de que Cristo vuelva a la tierra los creyentes tengan la confianza o fe, pero no cualquier clase de fe o confianza, sino una fe que produzca buenas obras. Una fe que se mueva, más que una fe estática que les permita rendir mucho fruto, manifestado en amor a sus prójimo.

Esta clase de vida evitará que se alejen avergonzados. Tendrán vergüenza porque pueden pasar dos cosas: solo tuvieron fe sin obras o en su defecto tuvieron obras, pero sin fe. La idea de Juan es que los seguidores de Cristo tengan una fe genuina capaz de producir buenas obras.

Una fe sin obras, dice Santiago, es como un cuerpo sin espíritu, es decir, muerto. Pero de igual manera una vida con obras sin fe es el esfuerzo humano para salvarse por sí mismo o la expresión de una existencia basada exclusivamente en la capacidad human para ganarse un lugar en el cielo. Ambas situaciones harán que al regreso de Cristo nos avergoncemos.

La comunión con Cristo es fundamental, entonces, a la hora de esperar su regreso. Permanecer en él hará que tengamos plena seguridad de que a su retorno nos encontraremos con él y recibiremos las palabras prometidas: Buen siervo fiel, en lo poco has sido fiel, en lo mucho te pondré. Entra en el gozo de tu Señor.

El regreso del Señor hará sentir a algunos completa seguridad y a otros vergüenza, vivamos de tal forma que seamos de los que lleguemos confiadamente a ese día en que seremos transformados completamente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: