Empeñados en la necedad

Dice la Biblia en Proverbios 17: 12  Mejor es encontrarse  con una osa a la cual han robado sus cachorros, que con un fatuo en su necedad.

Es triste decirlo, pero hay personas empeñadas en hacer cosas que lo único que traen a su vida es desolación y tragedia. En la vida hemos de encontrarnos con esa clase de seres dedicados exclusivamente a construir con sus acciones su ruina personal y, a veces, desafortunadamente, su desgracia familiar.

El proverbista define a esta clase de gente como “fatuo en su necedad” son el tipo de hombres y mujeres que sin el menor recato exaltan la imprudencia, exhiben como trofeo su ignorancia de la vida y exhalan y transpiran insensatez en cada una de sus palabras o acciones.

Cuando Salomón hace la comparación con una osa a la cual han robado sus cachorros es una seria advertencia no solo para evitar a esta clase de personas, sino para no parecernos a ellas porque son extremadamente peligrosas ya no solo para ellas mismas, sino para quienes los rodean.

Un fatuo en su necedad es en extremo riesgoso porque no repara ni se detiene si quiera un momento para pensar o reflexionar lo que está haciendo. Vive destruyendo y destruyéndose con tal algarabía que asusta porque no se pone a considerar que tarde o temprano acabará mal.

El autor del proverbio que hoy meditamos le pide a sus lectores tener mucho cuidado a la hora de descubrir que a su vida ha llegado permanentemente o de manera fugaz esta clase de personaje porque puede dañarlo, herirlo e incluso destruir su vida. No es una exageración sino una seria advertencia.

En este mundo hay gente no tiene el menor respeto por el recato y la prudencia, descubrirlos cuando lleguen a nuestra vida es un deber y una obligación para tener mucha cautela a la hora de tratarlos porque son peligrosísimos como una osa a la que le han robado sus cachorros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: