Introducción al Salmo 113

Dice la Biblia en Salmos 113

Aleluya

Alabad, siervos de Jehová, alabad el nombre de Jehová.  Sea el nombre de Jehová bendito desde ahora y para siempre.  Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre de Jehová.  Excelso sobre todas las naciones es Jehová, sobre los cielos su gloria.  ¿Quién como Jehová nuestro Dios, que se sienta en las alturas, 

Que se humilla a mirar en el cielo y en la tierra?  El levanta del polvo al pobre, y al menesteroso alza del muladar,  para hacerlos sentar con los príncipes, con los príncipes de su pueblo.  El hace habitar en familia a la estéril, que se goza en ser madre de hijos.

Aleluya.

Introducción

El salmo 113 forma parte de seis salmos (113-118) conocidos como Halel o Jalel debido a que se utilizan para recordar las principales fiestas judías, particularmente la celebración de Pascua o Pesaj, como la nombran los judíos. Estos seis salmos tienen un particularidad: casi todos comienzan o terminan con la expresión aleluya, cuya raíz hebrea es Halel.

En los 150 salmos encontramos secciones de composiciones como los llamados Cánticos graduales que comprenden del salmo 120 al 134 o los Salmos de Asaf que comprenden del salmo 73 al 83, entre otros que nos resultan muy útiles a la  hora de estudiar esa parte de la Biblia.

Para recitarlos, repetirlos o memorizarlos debemos tener presente que los salmos Halel fueron escritos para utilizarse en las grandes fiestas hebreas: pascua, tabernáculos, pentecostés, día de expiación, entre otros, a fin de comprender su profundidad y fortalecer nuestra vida espiritual a la hora de reflexionar en ellos.

El libro de Salmos con fonética Hebreo Español señala en su comentario de este salmo lo siguiente: “Los siguientes seis salmos forman un conjunto de alabanzas conocido como Halel el cual es recitado en cada festival y en la conmemoración de eventos de salvación naciona (Januca y Purim).”

“Estos salmos tratan temas fundamentales del judaísmo: el éxodo de Egipto, la división del Mar Rojo, la entrega de la Torá en el Sinaí, la futura resurrección de los muertos y la venida del Mesías. Vívidamente describen a Dios como el Señor del universo, quien guía y da forma a los eventos históricos conforme a su voluntad.”

En particular el salmo 113 que hoy empezaremos a estudiar fue compuesto para utilizarse en la fiesta de pascua. La principal fiesta hebrea que celebra la salida del pueblo de Israel de Egipto. Esa noche marcó al pueblo de Israel porque fue la noche cuando Dios los libertó de más de cuatrocientos años de esclavitud.

Algunos tratadistas señalan que el salmo 113 y el salmo 114 son utilizados para la celebración de la pascua, lo que nos conduce inevitable a la necesidad de revisar esa celebración que Dios les ordenó a los judíos en el capítulo 23 de libro de Levítico como una fiesta solemne para todas sus generación.

Levítico 23: 5-8 dice así:

En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová. Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. 

La pascua es la primer fiesta anual de los hebreos. Se celebra entre marzo y abril y coincide casi siempre con la pascua cristiana. Es una fiesta nacional ordena esencialmente para que los hebreos nunca olvidaran su condición de esclavos en Egipto y la forma en que Dios los sacó de tierra de esclavitud.

La estadía de los israelitas en Egipto por cuatrocientos años debía rememorarse y para ello se estableció esta importante celebración que el libro de Éxodo señala con toda precisión lo que se había de hacer según leemos en el capítulo 12 que lo vincula directamente con la última plaga de la muerte de los primogénitos.

Esta ligada con la fiesta de los panes sin levadura que comienza justamente al día siguiente de la pascua y dura siete días y por ellos algunos la relacionan con la pascua o la intercalan indistintamente porque en la pascua se consumen panes sin levadura.

Dios estableció directrices muy claras para esta fiesta. El cordero debía ser apartado a los 10 días del primer mes llamado Nisan, debía ser sacrificado a los catorce días para ser asado, consumido con panes sin levadura y hierbas amargas justo al caer la tarde, y luego de inmediato comenzar la fiesta de los panes sin levadura. Todo cronometrado.

Cada fiesta judía tenía un propósito pedagógico, es decir, los judíos debían aprender y no olvidar algo con cada celebración. En particular la pascua debía servir para que nunca olvidaran que fueron esclavos humillados al punto de que eran atormentados por los egipcios para quebrantarlos con trabajos y una vida denigrante.

La razón de estos recuerdos era para que valoraran la libertad que Dios les dio, a través de su siervo Moisés. Eran esclavos y por la misericordia de Dios habían sido libertados con mano fuerte y poderosa de parte de Dios. Eso jamás debería de ser olvidado y para ello debían de conmemorar la pascua.

El salmo 113 se inscribe justamente en esa determinación de parte de Dios. En cada verso en cada expresión, en cada figura retórica subyace el interés divino para que su pueblo no olvidara de donde los había sacado y hacia donde los había llevado: a la tierra que fluye leche y miel.

El salmos 113 nos recuerda a nosotros de donde Dios nos sacó y sobre todo para qué lo hizo. Nos lleva a considerar seriamente lo que ahora somos o más bien lo que Dios quiere que seamos para él. Somos sus siervos, sus esclavos, sus criados para eso nos rescató. Solo que a diferencia de los egipcios, él no nos maltrata.

El salmo comienza y termina con la palabra aleluya. Es una palabra hebrea que sencillamente significa alabado sea el Señor. Es una palabra universal que junto con amén se pronuncian igual en todo el orbe como herencia espiritual de los hebreos.

Es un Dios que no necesita de nadie para existir. El es el gran YO SOY EL QUE SOY, pero en su infinita misericordia se humilla para mirar la tierra.

Alabanza al Dios que condesciende con los humildes

  1. Los humildes que como siervos le alaban
  2. Los humildes que le alaban día y noche
  3. Los humildes que lo exaltan
  4. Los humildes que son levantados
  5. Los humildes que son bendecidos con familia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: