La construcción de una familia

La Biblia dice en Proverbios 14: 1 La mujer sabia edifica su casa; más la necia con sus manos la derriba.

La versión de la Biblia de Jerusalén traduce este verso de la siguiente forma: “La sabiduría de la mujer edifica su casa, la necedad la destruye con sus manos.” La expresión mujer que utiliza la versión Reina Valera 1960 procede de la raíz hebrea “ishshah” que en diversos pasajes del Antiguo Testamento se traduce como esposa o una mujer casada.

El texto nos esta hablando de una mujer que esta casada o bien esta a cargo de un hogar, así es como se debe traducir la palabra “casa” y está contrastando a dos clases de mujeres o dos clases de actitudes de una mujer: sabia para edificar su casa o necia para derribarla o destruirla.

El proverbista nos esta presentando el enorme poder depositado en la esposa. Un poder único para construir o destruir. Para edificar o para deshacer la institución más importante que hay en el mundo: el hogar o la casa. Una mujer tiene tanta influencia en su hogar que de ella depende su subsistencia o permanencia.

Salomón ni le está restando responsabilidad al hombre o esposo, ni tampoco esta encumbrando a la mujer para que domine la relación matrimonial. Lo único que está haciendo es ubicando la importante labor o función que tiene dentro de un familia como influencia positiva o negativa.

La diferencia entre alguien que construye y alguien que destruye radica básicamente en conducirse con sabiduría o vivir con necedad. La sabiduría no precisamente radica en tener conocimiento intelectual, sino más bien en tomar buenas decisiones a la hora de determinar como conducirse como esposa o como madre que son las dos funciones en el hogar.

La necedad es definida en la Escritura como una actitud donde no se piensa para actuar, es un estado en el que la persona reacciona bajo sus impulsos sin importar que lo que hace la dañe o dañe a otros. La necedad esta asociada con la insensatez, lo absurdo y en ocasiones lo estúpido o tonto.

Una esposa o mujer casada construye su hogar asumiendo una actitud sabia y deshaciéndose de la necedad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: