¿Qué es un superhéroe?

Por Paola Flores 

Recientemente en casa, leímos El tatuador de Auschwitz, una historia de amor en medio de la Shoá (Holocausto). Es un relato sumamente conmovedor que arremete contra la parte más vulnerable de nuestra humanidad. Lo más valioso de él es que demuestra el poder del amor.

Y es que si lo pensamos con cuidado, ¿hay algo más revolucionario y poderoso que amar a los demás? Creo que las personas capaces de no sólo decir te quiero, sino demostrarlo, son los verdaderos superhéroes de las historias.

En un contexto tan desolador y carente de esperanza como lo fue el Holocausto, el amor constituyó una poderosa herramienta de resistencia. Y esto puede parecer un argumento muy romántico, pero el romanticismo no tiene nada que ver aquí, porque el amor no es romance. El amor es algo mucho más complejo y profundo.

Pensando en ello, llegué a la conclusión de que la clase de amor que experimentaron los personajes centrales del Tatuador de Auschwitz, así como muchos otros en esas mismas circunstancias, fue un amor que sólo provee Dios.

Porque está claro que con nuestras propias fuerzas no somos capaces de amar más allá de nuestro egoísmo, pero cuando él interviene, entonces es su amor a través de nosotros, lo que damos a los demás.

Así que para este 27 de enero, Día Internacional de Conmemoración del Holocausto, quiero traer a la memoria a todos aquellos que fueron un instrumento muy especial del amor de Dios, aún en medio de la incertidumbre y el temor.

Queda claro que la valentía de los hombres se mide por la grandeza de su corazón y la grandeza del corazón se construye día a día, con lo que decidimos pensar y hacer. Fueron miles los que pese al peligro de muerte, decidieron amar a su prójimo y es por esos valientes que hoy tenemos la oportunidad de asegurarnos de que la historia no se repita.

Los invito a tener muy presente, que el exterminio masivo de judíos, ocurrió; que inició con cosas tan pequeñas, que parecía que no ocurría nada, hasta que se volvió demasiado grande para ser detenido.

Prevengamos una segunda Shoá, iniciemos amando a nuestros semejantes.

Si quieres saber más sobre sus historias, puedes acercarte al Yad Vashem, Centro Mundial de la Conmemoración de la Shoá: www.yadvashem.org

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: