Mensaje a la iglesia de Tiatira: la iglesia que lucha contra la maldad femenina

La Biblia dice en Apocalipsis 2: 18-29

18 Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto:  19 Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.  20 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. 21 Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación.  22 He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella.  23 Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras. 24 Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;  25 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.  26 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, 27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre;  28 y le daré la estrella de la mañana.  29 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Introducción

El mensaje a la iglesia de Tiatira es el mensaje más largo de los siete que se dirigen a igual número de iglesias en el libro de Apocalipsis y en su contenido encontramos que de los doce versos que contiene, siete tienen relación con un personaje femenino llamado Jezabel que la esposa del rey Acab que fueron una pareja verdaderamente idolatra y pervertida.

Hemos dicho que el libro de Apocalipsis está saturado de simbolismos y justamente en el personaje de Jezabel, Juan recurre a este recurso para plantear el gran problema que la iglesia de Tiatira enfrentaba. Una mujer con mucha influencia se había introducido a la iglesia y la perjudicaba seriamente.

A Cristo le preocupaba seriamente este asunto. El mensaje a esta congregación se centra, como lo he dicho anteriormente, en atender la problemática generada por una mujer puesta en el liderazgo de la iglesia, pero que solo sirvió para desviar a la iglesia a lo que pomposamente ellos mismo llamaban las profundidades de Satanás.

Para los judíos el nombre de Jezabel les trae los más tristes recuerdos porque fue una mujer que casada con el rey judío Acab no solo introdujo el culto idolátrico de Baal en Israel, sino que persiguió y mató a los profetas de Israel. El profeta Elías padeció el poder demoniaco de esta mujer de tal forma que tuvo que huir de Israel y caminar cuarenta días hasta el Sinaí.

Es un hecho que Jezabel no solo era un persona, sino una representante del mal porque a toda costa trató de destruir el culto al Dios verdadero para instalar e instaurar en Israel la adoración a un dios pagano, pervertido e inmoral que exigía de sus seguidores idolatría e inmoralidad sexual.

Jezabel es un claro ejemplo para todos que la maldad no es un defecto exclusivo del hombre, las mujeres pueden convertirse en seres oscuros y dañar al pueblo de Dios de una forma sistemática y con tal empeño que hasta pueden parecer pequeños y sin solvencia los varones.

La iglesia de Tiatira o el mensaje a la iglesia de Tiatira nos aproxima a esta perturbadora verdad: una mujer extraviada de la función de la iglesia contaminando a los hijos de Dios y llevándolos a la perdición sin que nadie ponga freno a sus desviaciones.

I. Presentación de Cristo

Cristo se presenta a esta iglesia con el siguiente título: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido.

A. El Hijo de Dios

Una iglesia que enfrentaba un embate como Tiatira necesitaba recordar que la divinidad de Cristo esta fuera de toda duda o fuera de toda discusión. El título “Hijo de Dios” apunta a la deidad del Señor, base y cimiento de la fe cristiana.

Esa fue la razón por la que los fariseos persiguieron y dieron muerte a Cristo, pero el Señor siempre se mantuvo en esa declaración y verdad y a pesar de todas las presiones que vivió jamás dejó de repetir que su presencia en este mundo era para mostrar y demostrar que era el Hijo de Dios o Dios mismo.

El origen de la iglesia es divino. Jamás lo terrenal pude usurpar el lugar que tiene Cristo entre su pueblo y nada ni nadie puede cambiar esa verdad por más influencia que tenga o poder que demuestre.

B. El que tiene ojos como llama de fuego

Apela a su omnisciencia, es decir que conoce todas las cosas. Nada de lo que sucede en la iglesia le es oculto. Nada de lo que pensamos en nuestros corazones le es desconocido. Al contrario todo lo sabe y todo lo conoce.
C. El que tiene pies semejantes al bronce bruñido

Esta forma de presentarse de Cristo apunta a su autoridad para pisotear a toda aquel que trate de afrentar su santidad. A la iglesia de Tiatira, Juan le estaba recordando que ningún enemigo ha podido resistir su poder.

Al final de cuentas Cristo es el dueño de su iglesia y su autoridad tarde o temprano se impondrá sin importar absolutamente sobre quien tenga que pasar o sobre que tenga que pasar. Su fuerza y su vigor son irresistible. Lo sabían en la iglesia, pero era necesario recordárselos.

II. Reconocimiento a la iglesia

Cristo le reconoce a la iglesia cinco cosas: su amor, fe, servicio, paciencia y que sus obras postreras son más que las primeras.

A. Amor

La iglesia de Tiatira practicaba el amor. El amor agape. El amor voluntario, el que nace de una decisión, más que de una emoción o de un sentimiento y que hace compartir con los demás con alegría y no creyéndose superior a ellos.

La congregación había aprendido a amar. Había aprendido a que cada uno de sus miembros se considerarán unos a otros y tuvieran entre ellos un trato preferencial y siempre armonioso a pesar de las propias contradicciones que da vivir o convivir con personas de diferentes culturas.

B. Fe

Era una congregación de fe. La fe que confía plenamente en Cristo se podía encontrar allí porque habían aprendido a hacer a un lados sus razonamientos y entregado su corazón a la seguridad y certeza de que Cristo estaba con ellos.

C. Servicio

La palabra griega que se utiliza para esta palabra es la raíz “diakonia” que quiere apela al servicio que realiza un criado, es decir, que no busca ninguna gratificación o reconocimiento porque se hace como si se fuera un esclavo.

Es la misma palabra que se utiliza para los siete diáconos que sirvieron a las mesas en Jerusalén. Es un servicio voluntario con el único fin de ayudar a los demás y esta iglesia tuvo ese reconocimiento de parte del Señor.

D. Paciencia

Esta iglesia practicaba la paciencia. La paciencia se traduce mejor como perseverancia. Es una palabra que nos ayuda a comprender que la iglesia se mantenía fiel en sus objetivos de agradar a Dios.

E. Tus obras postreras son mayores que las primeras

Era una iglesia que iba de menos a más. Había comenzado con pequeñas obras y ahora hacía grandes acciones.

III. Reproche a la iglesia

El reproche en el mensaje a esta iglesia es el que más volumen ocupa. El tema de Jezabel fue tocado de manera intensa por la relevancia que tenía y sobre todo porque estaba dañando grandemente al cuerpo de Cristo.

Como lo hemos dicho anteriormente Jezabel es un símbolo para hablar de una mujer que ocupa un cargo en la iglesia de Tiatira, pero que se había desviado gravemente de lo que originalmente debe ser alguien que sirve a la iglesia y había introducido doctrinas equivocadas.

A. Toleras a esa mujer Jezabel

El problema de la iglesia de Tiatira es que toleraba a Jezabel que se autoproclamaba profetiza sin serlo. Un mal muy común en la iglesia: personas que se autoproclaman con dones y ministerios sin tenerlos.

El primer problema de la congregación de esa ciudad es que no ponía un alto o un freno a esta persona que el primer lugar asumía una condición o función que no tenía. Ella se hacía llamar profeta, sin serlo. Es un asunto delicado porque desde que una persona asume un título sin ser ratificado por la iglesia comienzan los grandes problemas.

La iglesia tenía que haber puesto en su lugar a esta mujer, pero la dejaron ser y hacer y comenzaron los grande problemas porque esta persona comenzó a enseñar y seducir a los siervos para fornica y comer cosas sacrificadas a los ídolos, en una clara referencia a desviaciones espirituales.

Como Jezabel es un simbolismo me inclino por pensar que los términos “fornicar” y “comer cosas sacrificadas a los ídolos” deben seguir ese mismo sentido. Jezabel como representante del mal constituye las desviaciones más graves que la iglesia pueda sufrir y dar paso a doctrinas y practicas completamente alejadas de la verdad.

La fornicación espiritual es la manera en que los profetas del Antiguo Testamento llamaron a la deslealtad de los judíos hacia su Dios y las cosas sacrificadas a los ídolos representaron y representan aún hoy en día tomar practicas de los pueblos y naciones paganas y asumirlas como propia aún cuando Dios las repruebe.

B. Jezabel no quiere arrepentirse de su fornicación

Dios le dio una oportunidad a esta mujer para dejar de lado todo aquello que ofendía a Dios y la convertía en una persona distanciada de Dios, pero ella no quería cambiar su manera de pensar y su manera de vivir.

El hecho de darle una oportunidad a esta persona para dejar sus malos caminos implica que Dios tenía consideración de ella porque en otras ocasiones Dios no ofrece ninguna posibilidad y entonces solo queda una horrenda expectación de lo que habrá de hacer Dios con esta clase de personas.

C. Arrojo a Jezabel en cama y en gran tribulación a los que con ella adulteran

El mensaje a esta iglesia señala claramente el castigo que recibirían en caso de no arrepentirse tanto la mujer llamada Jezabel como sus seguidores. A la primera le espera postrarse en cama, enferma y a los segundos sufrimiento.

La enfermedad es una de las maneras en que Dios castiga la obstinación de las personas. En el caso de Jezabel sería una penosa y lamentable situación la que viviría por haberse endurecido y confundido al pueblo de Dios con enseñanzas apartadas de la verdad y destinadas a dañar el cuerpo de Cristo.

Es alarmante leer que a los hijos de ella que pueden ser sus propios seguidores serán heridos de muerte. Una traducción griega del texto dice que serán heridos con peste y morirán. Que peligroso es seguir a líderes equivocados que nos desvían de la verdad del evangelio.

Aquí el texto repite con el comentario que comenzamos al principio “y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras”. Dios conoce todas las cosas, nada escapa de su conocimiento y vengará las afrentas de sus enemigos.

D. Las profundidades de Satanás

Lo que sucedía en Tiatira era algo sumamente delicado. Los seguidores de Jezabel estaban profundamente equivocados que sus enseñanzas se llegaron a llamar “las profundidades de Satanás” en una clara expresión del grado de desviación que alcanzaron.

La enseñanza de Jezabel era una enseñanza que salía desde la más densa oscuridad, terreno y territorio natural del enemigo de nuestras almas lo que comprueba que fuera de la verdad de Cristo, los creyentes pueden caer en engaños sutiles que los llevarán a destruir la verdadera fe.

A quienes no practicaban esta clase de enseñanzas, Cristo les pide que retengan lo aprendido y no se dejen llevar por cualquier clase de doctrina que en lugar de llamar a la santidad nos conduzca a herejías.

IV. Promesa a la iglesia

A los que logren zafarse de estas desviaciones Cristo les hace dos promesas: primera autoridad sobre las naciones y segunda, darle la estrella de la mañana.

A. Autoridad sobre las naciones

Los versos veintiséis y veintisiete dicen así: 26 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, 27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre.

Los vencedores gobernarán y juzgarán el mundo. Someterse a la autoridad de Dios tiene como resultado recibir autoridad. Dios le promete a quienes se abstienen de una vida licenciosa como la que promueve Jezabel y se sujetan al Señor tendrán parte con él en su gobierno universal.

B. Les daré la estrella de la mañana

Promesa para participar del día en que Cristo regrese. La estrella de la mañana es un cuerpo celeste que anuncia el inicio de un nuevo día cada mañana. La iglesia de Tiatira tendría un nuevo día o participaría del nuevo día que ofrece Cristo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: