Salmo 19: Dios se comunica para dar vida

La Biblia dice en el salmo 19: 

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. 2 Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. 3 No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz. 4 Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; 5 Y éste, como esposo que sale de su tálamo, se alegra cual gigante para correr el camino. 6 De un extremo de los cielos es su salida, y su curso hasta el término de ellos; y nada hay que se esconda de su calor. 7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. 8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. 9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos. 10 Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal. 11 Tu siervo es además amonestado con ellos; en guardarlos hay grande galardón. 12 ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. 13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. 14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

Introducción

El salmo diecinueve es un pieza poética para reflexionar y orar meditando en la clara intención que Dios tiene de comunicarse con el hombre. Es un salmo de reflexión o sabiduría combinado con una plegaria que nos lleva pensar seriamente sobre el profundo deseo de Dios de hacer llegar su mensaje a todos los seres humanos.

Dios se quiere comunicar con todos los hombres y mujeres de este mundo. Lo hace por medio de una revelación general y una revelación específica. Eso nos hace afirmar que Dios tiene una clara intención de buscar al hombre, de llamarlo para encontrarse o reencontrarse con él.

Tenemos un Dios que jamás se esconde ni se oculta sino que se revela día a día a todos. La interrogante que surge con esta afirmación es ¿Por qué entonces no lo ven o no lo vemos? La respuesta es que pocos ponen atención en lo que nos dice o cuando nos habla y por eso resulta difícil atenderlo.

El salmo diecinueve nos llevará o nos conducirá a pensar no solo en que Dios nos quiere hablar, sino que su intención al hablarnos es para transformar nuestra existencia.

Salmo 19: Dios se comunica para dar vida 

I. Nos habla por medio de su creación
II. Nos habla por medio de su palabra
III. Nos habla para transformarnos 

Dios habla hoy, es una verdad que parece un poco exagerada, pero en realidad es un principio básico para la fe. Dios ha hablado, nos habla y nos hablará siempre. Lo hace de infinitas maneras y el salmo diecinueve nos muestra dos de ellas para que comprendamos que jamás podremos decir que Dios permaneció en silencio ante nosotros.

Y como siempre cuando Dios habla siempre ocurre una transformación. En el caso de los seres humanos cuando se atiende lo que Dios dice es casi seguro que habrá un cambio sustancial en la vida de las personas que lo escuchen y lo obedezcan o atiendan sus palabras.

De eso se trata el salmo diecinueve de llevarnos a pensar y reflexionar sobre la manera en que el Señor habla y las razones por las cuales habla. El salmo lo hace a través de tres puntos en una estructura marcada claramente. En los versos uno al seis nos muestra su revelación general a través de la creación.

De los versos siete al diez nos muestra su revelación escrita al enlistar los diferentes adjetivos que se utilizan para llamar la palabra de Dios: la ley, testimonio, mandamientos, precepto, temor de Jehová y juicios.

En este salmo encontramos del verso once al catorce los resultados de exponerse a la revelación divina tanto la general como la específica. La manera en que podemos saber si fue Dios quien nos habló es siempre el resultado. Muchos pueden decir que Dios le ha hablado y la mejor prueba para saber si así ha sido es con los resultados o consecuencias.

Esta plegaria es una hermosa manera de conocer la voluntad de Dios para con todos nosotros porque nos habla una y otra vez. Nos indica el camino a seguir de tal manera que no nos equivoquemos y sobre todo nos lleva a buscar en la Escritura el consejo para conocer mejor su voluntad.

El Creador jamás ha dejado de hablarle a la humanidad. Jamás dejará de hablarnos a nosotros para instruirnos, corregirnos, entrenarnos, guiarnos a través de sus consejos contenidos en la sagrada revelación. Podemos afirmar contundentemente que estamos ante un Dios que quiere comunicarse siempre.

I. Nos habla por medio de su creación

Me gusta como traduce la Biblia en la versión Nueva Traducción Viviente que dice:

Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento despliega la destreza de sus manos. Día tras día no cesan de hablar; noche tras noche lo dan a conocer. Hablan sin sonidos ni palabras; su voz jamás se oye. Sin embargo, su mensaje se ha difundido por toda la tierra y sus palabras, por todo el mundo. Dios preparó un hogar para el sol en los cielos, y este irrumpe como un novio radiante luego de su boda. Se alegra como un gran atleta, ansioso por correr la carrera. El sol sale de un extremo de los cielos y sigue su curso hasta llegar al otro extremo y nada puede ocultarse de su calor.

En estos versos encontramos frases como las siguientes: los cielos proclaman, el firmamento despliega, no cesan de hablar, lo dan a conocer, hablan sin sonido, ni palabras, su mensaje se ha difundido, sus palabras se han difundido, lo que nos lleva a pensar que Dios nos habla con todo lo que ha hecho.

También encontramos expresiones como los cielos, el firmamento, día y noche, por toda la tierra y sol. Todas ellas nos llevan a la gran creación de Dios o sus elementos más grandes o sus creaciones inmensurables, es decir que no se pueden medir y por lo cual resultan impresionantes.

A. Nos habla constantemente

La frase un día emite palabra a otro día y una noche a otra noche declara sabiduría nos describe un hablar constante y permanente o en otras palabras Dios nunca está callado, siempre habla, siempre se comunica.

B. Nos habla silenciosamente

No es que oigamos su voz audible, sino que su impresionante creación está allí siempre a la espera de que alguien entienda que el cielo y su firmamento nos está comunicando la grandeza de Dios. Ese es el sentido de las palabras del verso tres: “No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz.”

C. Nos habla a todos

Nadie puede decir que a él no se le habló o que él fue excluido de dicha llamado divino. La creación la pueden mirar todas las criaturas. Nadie puede decirse o señalarse como ignorado porque la voz de Dios salió por toda la tierra y hasta el extremo del mundo sus palabras.

D. Nos habla poderosamente

El sol, el llamado astro rey es su sirviente pues él lo hizo lo utiliza para decirnos que él esta allí siempre tratando de llamar nuestra atención, procurando que lo oigamos, intentando una y otra vez que hagamos caso y que volvamos nuestros ojos a él. El sol que otras culturas adoraron en el pasado es tan solo uno de los tantos servidores que Dios tiene.

II. Nos habla por medio de su palabra

La versión de la Biblia en la Nueva Traducción Viviente dice de la siguiente manera en los versos siete al diez:

Las enseñanzas del Señor son perfectas, reavivan el alma. Los decretos del Señor son confiables, hacen sabio al sencillo. Los mandamientos del Señor son rectos; traen alegría al corazón. Los mandatos del Señor son claros; dan buena percepción para vivir. La reverencia al Señor es pura, permanece para siempre. Las leyes del Señor son verdaderas, cada una de ellas es imparcial. Son más deseables que el oro, incluso que el oro más puro. Son más dulces que la miel, incluso que la miel que gotea del panal.

En la revelación general muchos puede decir que no entendieron o que les resultó muy difícil saber que era Dios y hasta pueden poner por pretexto que los extravió, pero un Dios que se quiere comunicar siempre ideó también hablarnos por medio de su palabra que en este salmo es presentada con diversas acepciones.

A. La ley de Jehová

La palabra ley es una de las expresiones que más mal entendida ha sido. En hebreo procede de la palabra Torá, pero su significado simplemente es “instrucción”. Los primeros cinco libros de la palabra de Dios se conocen como Torá o Ley, pero en realidad su sentido es “instructivo”.

Ese instructivo tiene el carácter de perfecto o completo y el formidable poder de convertir el alma. Es decir de cambiar de raíz a cada ser humano. De hacerle despreciar el pecado que es el origen de todos los males en el hombre y lo transforma en un ser de provecho.

B. El testimonio de Jehová

La palabra testimonio que aquí se utiliza procede de la raíz hebrea “eduth” que se denota “obligación”, “compromiso”. Se utiliza generalmente entre los judíos para referirse a los diez mandamientos. Las tablas de la ley con las que bajó Moisés del monte Sinaí fueron un compromiso para Israel ante Dios.

Con ese título de la revelación escrita Dios asumía obligaciones para con su pueblo por eso se le califica como fiel porque quien se comprometía era fiel y quien cumplía esa obligación se transformaba de una persona sencilla a alguien sabio. Dios no cambia ni cambiará y quien asume esas obligaciones dejará la ignorancia y se convertirá en alguien con sabiduría.

C. Los mandamientos de Jehová

La palabra mandamientos procede de la raíz hebrea mitzvoth que casi la totalidad de los hebreos la traducen como mandamientos, pero su raíz nos ayuda a comprenderla mejor. La palabra procede tzavta que quiere decir conexión. Los mandamientos de Dios que los judíos señalan que son 613 de Génesis a Deuteronomio nos conectan con Dios.

Tienen como característica que son rectos, la palabra recto se traduce como honorable, honesto, sin mancha y están puestos para alegrar nuestro corazón, no para afligirlo. Conectarnos con Dios nos trae alegría.

D. El precepto de Jehova

Dios nos dejo preceptos para cumplir. Esa expresión se origina de la raíz hebrea piqqud y que sencillamente quiere decir tarea. Dios nos ha dejado tareas que cumplir y esas tareas son puras, nada gravosas porque no esconden ningún pretención oculta o que dañe nuestro interior.

Dios quiere que cumplamos con ellas y nuestros ojos serán alumbrados. Podremos entender qué quiere Dios y fundamentalmente cómo es Dios.

E. El temor de Jehová es limpio

La reverencia al Señor es una traducción que se le da a la Escritura. Cuando el autor del salmo dice que la palabra del Señor es el temor de Jehová lo que nos quiere decir es que es la suma de lo que la ley requiere para nosotros y por eso la denomina o califica como una constante o algo que permanece para siempre.

F. Los juicios de Jehová

La palabra para juicios que usa el verso nueve de nuestro salmo procede de la raíz mishpatim que también es la raíz de la palabra juzgar, en el sentido de un juicio ante un tribunal. Al ser presentada así la Escritura quiere decir que la palabra de Dios será el parámetro para juzgar al hombre. Y ese juicio es verdad.

En la palabra de Dios encontraremos siempre la verdad. En un mundo lleno de mentiras y donde gobierna el padre de la mentira, la Biblia será muy útil para tener precaución en cada una de nuestras decisiones.

III. Nos habla para transformarnos

Sirven de advertencia para tu siervo, una gran recompensa para quienes las obedecen. 12 ¿Cómo puedo conocer todos los pecados escondidos en mi corazón? Límpiame de estas faltas ocultas. 13 ¡Libra a tu siervo de pecar intencionalmente! No permitas que estos pecados me controlen. Entonces estaré libre de culpa y seré inocente de grandes pecados. Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tu agrado, oh Señor, mi roca y mi redentor.

A. Porque amonestarnos

La Escritura nos cambia cuando aceptamos que nos amoneste o atendemos sus advertencias. La revelación divina nos ayuda a transformar actitudes, hábitos e ideas que socavan nuestra relación con Dios.

Al recibir la corrección divina entonces Dios se apresta a darnos un gran galardón o premio porque dispusimos nuestro corazón para ser transformados. Nos plantamos frente a la Escritura no como frente a un espejo, sino frente a un alfarero que transforma nuestras imperfecciones.

B. Porque descubre errores ocultos

El autor de la carta a los Hebreos dice así:

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de doble filo que penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones el corazón. Y no hay cosa creada que se manifiesta en su presencia. Hebreos 4: 12-13.

C. Porque nos sirve para evitar la soberbia

La palabra de Dios tiene la virtud de ponernos en lugar que corresponde. Lejos de la Escritura el ser humano se llena de altivez y soberbia que termina dañándolo.

D. Porque nos ayudan a presentarnos correctamente ante Dios

El salmo termina con una plegaria: David pidiéndole a Dios que su boca hable lo correcto y su mente piense lo que agrada a Dios. Eso solo se puede lograr cuando atendemos lo que Dios nos dice.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: