Ateísmo práctico

La Biblia dice en Sofonías 2: 12

Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal.

El profeta Sofonías nos revela dos grandes males en el pueblo de Dios: 1. Vivir sin noción de Dios y en consecuencia sin ninguna responsabilidad delante del Creador y 2. Pensar que Dios está inactivo o que se desentiende de todo lo que sucede en el mundo. Dos grandes males que, por supuesto, Dios sancionará.

Dios advierte, a través de esta varón de Dios, que castigará a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado. Se refiere a la clase de personas que como el vino reposado y añejado solo deja pasar el tiempo sin hacer absolutamente nada, solo permitir que el tiempo se consuma irremediablemente.

Esta actitud revela a quienes viven en la comodidad de sus pecados,  quienes la lucha contra el mal ya no tiene importancia, para quienes vivir de acuerdo a las parámetros de Dios es una aspiración que feneció hace mucho tiempo y ahora ellos viven de acuerdo a sus propios criterios.

El grave riesgo de vivir así son las ideas y pensamientos que llegan a la vida de esta clase de personas porque arriban a conclusiones espirituales disparatadas como pensar que Dios no hará ni bien ni mal. En otras palabras que Dios se ha desentendido de lo que ocurre en este mundo y no hay nada que hacer.

Es un ateísmo practico. Pensar que Dios no hace bien ni hace mal es una manera de creer que Dios no existe. Por eso Dios los iba a castigar porque sin decirlo con sus letras lo que en realidad proponían los judíos de la época del profeta Sofonías es que Dios había dejado de existir en sus vidas.

Dios jamás deja de obrar en el mundo. Dios siempre actúa. El Señor está activo sustentando la creación. Su inacción traería consecuencias terribles para la humanidad. Baste decir, por ejemplo, que dejara de hacer salir el sol sobre buenos y malos o que dejará de hacer llover sobre justos e injustos, las consecuencias serían funestas para la humanidad entera.

Los hombres del tiempo de Sofonías cometieron un grave error al pensar que Dios ni hace bien ni hace mal. Colocaron a Dios en una posición neutral o una posición de lejanía y distanciamiento de su realidad. Esa es una gran mentira que afecta principalmente la vida espiritual de las personas porque si Dios no hace nada ¿para qué seguirlo?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: