La Biblia dice en Génesis 11: 27-32

27 Estas son las generaciones de Taré: Taré engendró a Abram, a Nacor y a Harán; y Harán engendró a Lot. 28 Y murió Harán antes que su padre Taré en la tierra de su nacimiento, en Ur de los caldeos. 29 Y tomaron Abram y Nacor para sí mujeres; el nombre de la mujer de Abram era Sarai, y el nombre de la mujer de Nacor, Milca, hija de Harán, padre de Milca y de Isca. 

30 Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo. 31 Y tomó Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo, y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí. 32 Y fueron los días de Taré doscientos cinco años; y murió Taré en Harán.

La elección de Abraham: el camino del bien

A. Desde cualquier lugar

B. En cualquier situación

C. Con esfuerzo 

Introducción 

El relato del diluvio termina retomando la genealogía de Sem, pero considerando solo la descendencia de su hijo Arfaxad, aunque había tenido a Elam, Asur, Lud y Aram, solo le interesa hablar de los descendientes de Arfaxad que son siete: Sala, Heber, Peleg, Reu, Serug, Nacor y Taré. 

La intención es dedicar a contarnos la historia de Taré, quien a la postre sería el progenitor de Abram a quien Dios cambió su nombre por el de Abraham, que es conocido como el padre de la fe. Taré tuvo, según leemos en nuestro pasaje, de tres hijos: el propio Abram, Nacor y Harán. 

El diluvio había destruido a toda la humanidad y solo Noé y sus tres hijos Sem, Cam y Jafet sobrevivieron y de esos tres hijos la Biblia se encarga de contarnos la historia de Sem, de Arfaxad, de Taré y finalmente de Abram porque este hombre conoció a Dios y compartió sus conocimientos sobre el Creador para que la gente lo pudiera conocer. 

Si Dios había castigado a la humanidad con el diluvio, a través de la vida de Abram y sus descendientes, particularmente de Cristo Jesús nos mostró el camino a seguir para evitar la destrucción y conservar la vida para siempre. Esa es la relevancia de conocer lo que Dios comunica a través de este árbol genealógico. 

La historia divina se enfoca a un hombre que fue escogido por Dios como lo fue en su tiempo Noé para mostrarnos el camino del Dios verdadero, el camino del bien en un mundo malo. 

El nombre Abram significa padre elevado o exaltado y el Señor se lo cambió por Abraham que significa padre de multitudes, de esa forma estableció con toda claridad el propósito en la vida de este personaje que al final de cuentas es el ascendiente de hebreos y árabes o si se quiere de los practicantes del judaísmo y el islam. 

Abram o Abraham sería el instrumento para mostrar el verdadero camino al Señor. La maldad en este mundo sería abatida o confrontada con el conocimiento del Señor que es toda bondad y que llama a sus hijos a actuar del mismo modo amando el bien y aborreciendo la maldad. 

A. Desde cualquier lugar

Abram o Abraham nació en Ur de los caldeos en la región reconocida como Mesopotamia por tener dos ríos, el Eufrates y el Tigris, en el que hoy se localizan Siria e Irak, una zona desértica sin grandes pretensiones, pero desde las cuales Dios decidió comenzar su plan salvífico para la humanidad. 

Taré, el padre de Abraham se asentó en ese lugar y allí engendró al patriarca y a sus otros dos hermanos: Nacor y Harán, quienes fueron parientes de este hombre que Dios llamaría más tarde para levantar de su persona un pueblo del que vendría este mundo Jesús, el Hijo de Dios para redimir a la humanidad.

El hecho de que lo haya escogido de una lugar tan lejano y con esas características nos demuestra que Dios siempre se reserva el derecho de elegir en cualquier parte de la geografía del mundo, sin importar ninguna clase de obstáculo, sin mediar tampoco si es un lugar hermoso o bello, sino apelando a sus propósitos eternos. 

Lo sobresaliente del relato bíblico es que nos lleva o nos conduce irremediablemente a apreciar los decretos soberanos del Señor porque nada hizo a Abraham para ganarse el favor de Dios al ser escogido, pero una vez que supo que el Señor lo había elegido y llamado cumplió con creces las demandas divinas. 

B. En cualquier situación

El verso treinta de nuestro pasaje resalta una verdad extraordinaria en una genealogía: Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo.

Al Señor no le interesó que la esposa del patriarca fuera estéril, es decir que no pudiera tener hijos porque él se encargaría de resolver el problema que ella tenía y que particularmente ponía a Abraham en una situación complicada porque si habría de fundar un pueblo eso no sería posible si su esposa era infértil. 

El libro de Génesis maneja desde el principio de la historia de esta pareja que ella era estéril para mostrar que Dios llama en cualquier situación y luego se encarga de todo.

Desde el comienzo de la historia del pueblo escogido por parte del Señor se muestra que para Dios no hay límites que él siempre se abre paso ante cualquier situación, que no importa el tamaño del reto lo único que nos toca a cada uno de nosotros es aceptar el desafío del Señor.

C. Con esfuerzo

El verso treinta y uno de nuestro pasaje dice de la siguiente forma: 

Y tomó Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo, y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí.

Taré, el padre de Abram salió de Ur y fue a Harán en la tierra de Canaán junto con toda su familia, incluido Lot, hijo de Harán que había muerto antes de ese viaje. Definitivamente no se sintió cómodo en la tierra de Ur y llevó allí a Abram, quien fue el primer hombre que habló de uno solo Dios verdadero y es posible que su creencia se afianzó en ese tiempo.

Pero para llegar a ese punto como para llegar a cualquier éxito o logro siempre es indispensable el esfuerzo. Nada vendrá a la vida de las personas mientras se crucen de brazos.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario