La Biblia dice en Génesis 9:22-29

Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera. 23 Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. 24 Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, 25 y dijo: maldito sea Canaán; siervo de siervos será a sus hermanos. 26 Dijo más: Bendito por Jehová mi Dios sea Sem, y sea Canaán su siervo. 27 Engrandezca Dios a Jafet, y habite en las tiendas de Sem, y sea Canaán su siervo. 28 Y vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años. 29 Y fueron todos los días de Noé novecientos cincuenta años; y murió.

Introducción

Este es uno de los pasajes más controversiales de la Escritura porque en el fondo aborda un pecado sexual en la familia de Noé. El mal tiene muchas expresiones horrendas, pero cuando el mal se presenta en el hogar o en la familia y en el aspecto sexual la combinación suele ser explosiva.

La Biblia presenta el relato para explicar, no solo las consecuencias de una borrachera, sino para precisar el origen de toda una parte de la humanidad que tuvo como ascendiente o padre a Cam, uno de los hijos de Noé que es el gran protagonista de este pasaje porque al mirar la desnudez de su padre fue maldecido él y todos sus descendientes.

Antes de entrar de lleno a nuestro estudio debemos explicar qué quiere decir la Biblia cuando señala que Cam vio la desnudez de su padre. Una maldición del tamaño que recibió este hombre es inexplicable e inmensamente injusta si contempló a su padre sin ropa y no fue eso lo que sucedió.

La frase vio la desnudez o ver la desnudez la encontramos varias veces en Levítico 20: 17-20 para referirse a relaciones sexuales prohibidas o pervertidas que Dios condena entre personas de la misma familia. Por ejemplo el verso veinte dice: “Cualquiera que durmiere con la mujer del hermano de su padre, la desnudez del hermano de su padre descubrió; su pecado llevarán; morirán sin hijos.”

Eso quiere decir que lo que sucedió en el caso de Noé es que Cam sostuvo relaciones con su madre. Lo que en términos morales se conoce como incesto. Esa fue la razón por la que Noé reaccionó como lo hizo: lanzando una maldición contra su hijo por la clase de iniquidad que cometió.

El diluvio: una dolorosa decisión ante la maldad humana

Porque el mal se transforma en maldición
A. Por pecados abominables
B. Por generaciones

La imprecación que recibió Cam se tradujo en una descendencia separada de Dios, que promovió toda clase de perversiones según encontramos registrado en el libro de Génesis y luego en el libro de los Jueces donde los vemos y conocemos como los cananitas que brillaron por su rebelión y obstinación a los mandamientos divinos.

El relato de Génesis sobre lo sucedido luego del diluvio dice de la siguiente forma:

Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera. 23 Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre.

Esa fue una acción vil, inmoral y sumamente perversa de parte de Cam que olvidó rápido la razón por la que la generación de la que fue salvado fue destruida. El mal moral lo había alcanzado de tal manera que no tuvo el temor para evitar cometer una fechoría como la que hizo y por eso recibió esta maldición.

A. Por pecados abominables

La acción de Cam fue prevaricación. Y su papá lo maldijo. Proverbios dice sobre las maldiciones lo siguiente: “Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, así la maldición nunca vendrá sin causa.”

Una maldición solo causa efecto si quien la recibió procede de manera impía. En ese contexto la maldición se cumple fácilmente. En cambio si la persona que ha sido maldecida practica la piedad y la bondad, difícilmente la maldición tendrá efectos en su vida, pero ese no fue el caso de Cam.

Después de lo ocurrido no vemos a Cam arrepentido ni pidiendo perdón a su padre o Dios por la clase de iniquidad que cometió, al contrario al contarlo a sus hermanos parece que se regodeó de su perversidad lo que resultó o convirtió en una persona abominable que no tenía ninguna clase de parámetro moral.
El pecado de Cam constituye una seria advertencia porque la maldad siempre lleva a las personas a la maldición. Nadie que practique el mal termina bien, siempre resulta sancionado cayendo sobre sus hombros una pesada carga maldita que termina por destruir su existencia, afectando gravemente a sus descendientes.

B. Por generaciones

El destino de la descendencia de Cam quedó marcado para siempre según leemos en los siguientes versos de nuestro pasaje:

Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, 25 y dijo: maldito sea Canaán; siervo de siervos será a sus hermanos. 26 Dijo más: Bendito por Jehová mi Dios sea Sem, y sea Canaán su siervo. 27 Engrandezca Dios a Jafet, y habite en las tiendas de Sem, y sea Canaán su siervo.

Los hijos de Cam fueron los ferezeos, jebuseos, amorreos, heteos, hititas y filisteos quienes quedaron marcados de por vida ya que fueron reducidos a convertirse en esclavos tanto de Sem como de Jafet. El hecho de su padre los marcó para siempre. Es injusto Dios por eso de ninguna manera.

Dios rompe con toda clase de maldición. Quien se acerca al Creador puede estar seguro que tiene el poder de destruir una maldición generacional, pero cuando esa persona rechaza a Dios y vive de acuerdo a sus propios parámetros pecaminosos, entonces a su vida llegan las consecuencias de la maldad de sus padres.

Cam, el padre de Cannán, se convirtió por la maldición de su padre, en siervo de siervos, es decir, en esclavo de sus dos hermanos: Sem y Jafet. La frase “siervo de siervos” nos hace pensar en una condición sumamente particular para que sus vidas solo sirva para servir en el sentido indigno de la palabra.

Esa fue la desastrosa consecuencia de lo que hizo Cam por haber visto la desnudez de su padre.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario