La Biblia dice en 2ª de Corintios 4:4

“Pues como ellos no creen, el dios de este mundo los ha hecho ciegos de entendimiento, para que no vean la brillante luz del evangelio del Cristo glorioso, imagen viva de Dios.”

Una de las labores que con más ahínco emprende el maligno en la vida de las personas es cegar el entendimiento de hombres y mujeres para que no vean la luz brillante del evangelio glorioso de Cristo Jesús y de esa forma no solo permanezcan en oscuridad espiritual, sino que se pierdan eternamente. 

Pablo descubrió esa intensa actividad del diablo a lo largo de su ministerio porque llevo la palabra de Dios a todos los rincones del imperio romano y encontró corazones dispuestos a recibir el mensaje de salvación, pero también encontró seres obstinados que no solo rechazaron sus palabras sino que también lo persiguieron. 

Hay dos palabras o frases inquietantes en este verso. El primero: “el dios de este mundo”, la versión Reina Valera traduce “el dios de este siglo” para referirse al adversario, maligno, diablo, satanás que gobierna este mundo con un poder muy fuerte sobre millones de seres que desprecian la bondad de Dios, pero imposibilitado de gobernar sobre los hijos de Dios. 

Este ser esta empecinado en que la gente desconozca y rechaza las buenas nuevas de salvación y lo hace con la segunda frase que es impactante en este verso: “ciegos de entendimiento” para referirse al método o estrategia que emplea para que la gente no alcance a comprender el mensaje de salvación con todo y que es muy sencillo y necesario.

La palabra entendimiento que usa el apóstol Pablo es utilizada para referirse a la capacidad de comprender una verdad, a razonar para llegar a una conclusión, desde algo complejo hasta algo sencillo. El maligno ha cegado el entendimiento de los incrédulos, es decir, les ha oscurecido la razón y por eso no entienden la predicación de Cristo. 

Debemos tener presente esta verdad al hablar o compartir con los incrédulos las grandes verdades contenidas en la Escritura, no pueden comprender instrucciones tan simples porque tienen el entendimiento entenebrecido, solo la gracia infinita de Dios puede librarlos de esa condición. 

La forma en que opera el diablo es macabra porque no les permite salir de su ignorancia, los tiene cautivos en una forma de pensar sin claridad, sin la luz suficiente para conocer a Jesús. Y para lograr su objetivo utiliza recursos muy variados desde ideas estrafalarias hasta concepciones humanas que son atractivas por novedosas, pero que luego caen en desuso.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario