La Biblia dice en Proverbios 27: 15-16

Gotera continua en tiempo de lluvia y la mujer rencillosa, son semejantes; 16 Pretender contenerla es como refrenar el viento, o sujetar el aceite en la mano derecha.

Introducción

La mujer rencillosa es señalada por Salomón para prevenir a todos sobre ella y advertirles lo problemático que puede resultar la convivencia, el trato, y en general las relaciones que se pueda dar con ellas porque causan muchas molestias, irritación, enfado y enojo porque es muy difícil refrenarlas.

La palabra mujer, en el hebreo del libro de los Proverbios apunta en un doble sentido: se trata de una definición de género, pero también se refiere a una esposa o fémina casada o con consorte. Podemos decir que hay mujeres que son conflictivas antes de casarse y otras se vuelven problemáticas cuando se unen en matrimonio.

Salomón tiene la intención clara de hablar de esta clase de mujeres a las que llaman rencillosas. La raíz hebrea de la palabra que la versión Reina Valera 1960 traduce como rencillosa es “madon” que se puede traducir como contenciosa, conflictiva, polémica, peleonera, disputadora y que le gusta confrontarse.

El rey sabio de Israel se refiere, entonces, a la mujer que disputa y discute por todo, que no puede estar en paz, que se consume en el conflicto y que hace de la convivencia con ella un suplicio y una experiencia tan devastadora que lo mejor es dejarla sola porque terminará dañando el alma y el corazón de los demás.

No es un juego ni una broma, hay cierto tipo de mujeres que hacen del conflicto su vida, que viven peleadas con todos y hasta con ellas mismas. Se trata en realidad de una rareza porque las mujeres fueron diseñadas con delicadeza por el Creador para complementar al hombre.

No todas las mujeres son conflictivas, pero sí algunas mujeres son sumamente problemáticas al relacionarse con los demás y particularmente cuando se unen a su esposo, entonces se vuelven un dolor de cabeza porque les discuten, pelean, se confrontan aun por el más mínimo detalle.

El hijo de David desea que nosotros entendamos que debemos identificar a esta clase de mujeres antes de relacionarnos con ellas, pero sobre todo conocerlas para evitar unir nuestra vida a este tipo de mujeres porque harán de la vida matrimonial un suplicio del que difícilmente se saldrá ileso.

La instrucción de apartarse de la mujer rencillosa
A. Porque es sumamente molesta
B. Porque es irrefrenable

A. Porque es sumamente molesta

Los seres humanos buscamos tranquilidad. A nadie le gusta vivir en el conflicto porque es muy desgastante y, sobre todo, estresante y nos puede hasta enfermar vivir riñendo siempre con alguien, particularmente con una mujer y en específico con la esposa porque forma parte de nuestra familia.

Salomón advierte que en esta vida nos podemos topar con esta clase de mujer y por eso escribió el proverbio que hoy meditamos: Gotera continua en tiempo de lluvia y la mujer rencillosa, son semejantes.

La comparación que hace Salomón con una mujer conflictiva es sumamente ilustrativa: dice que es semejante a una gotera continua en tiempo de lluvia. Las casas de aquellos tiempos tenían techos de madera o paja y era muy fácil que durante las precipitaciones pluviales el agua se colara por algún agujero y provocaba una gotera.

Escuchar una gotera en cualquier momento es sumamente fastidioso, pero tenerla toda una noche, por ejemplo, sencillamente es insufrible. Hay personas que no pueden dormir con esa clase de ruido. Salomón nos muestra que de igual forma resulta imposible vivir con una persona así.

B. Porque es irrefrenable

Salomón emplea dos ejemplos para referirse a la naturaleza de este tipo de mujeres: Pretender contenerla es como refrenar el viento, o sujetar el aceite en la mano derecha.

Las compara en primer lugar como irrefrenables al igual que resultaría plantarnos frente a fuerte viento e intentar detenerlo. No se ha inventado aun un aparato que logre detener el aire cuando sopla de manera fuerte, lo que significa que una mujer rencillosa de que toma vuelo en su enojo, molestia o fastidio, nadie la detiene.

Salomón también la equipara como el aceite en la mano derecha para resaltar que es imposible sujetarla. Ella no acepta ninguna clase de autoridad porque la autoridad es ella.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario