La Biblia dice en Hebreos 1:7-8

Ciertamente de los ángeles dice: el que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego. 8 Mas del Hijo dice: tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Introducción

Dios habló muchas veces y de muchas maneras, no solo por medio de los profetas, también a través de los ángeles que llevaron mensaje importantísimos para los hijos de Dios y que les ayudaron grandemente para enfrentar problemas, tener dirección a la hora de tomar decisión y sobre todo para conocer la voluntad perfecta y exacta de Dios.

El autor de la carta a los Hebreos de ningún modo desvalora o rebaja la categoría de estos seres, al contrario precisa con exactitud su naturaleza y misión que comparadas con las que tuvo Cristo definitiva y absolutamente resultan totalmente superiores porque los ángeles son espíritus y servidores celosos.

Jesús, el Hijo de Dios es Rey Eterno, su reinado es desde siempre y para siempre y gobierna con equidad. En ese sentido su reino es un reino de justicia donde se le da a cada persona según sus obras, en lo que resulta uno de los aspectos que el escritor de la epístola quiere dejar bien en claro a sus lectores.

En un mundo lleno de injusticia donde los poderosos, los malvados y los injustos parece irles súper bien, Hebreos trae a nuestro corazón y a nuestra mente una verdad que debemos tener presente siempre, Dios jamás ha dejado, ni dejará de gobernar y claro que castigará la maldad. Porque Dios es recto.

De hecho Él siempre ha castigado la maldad y nunca ha dejado a nadie sin recibir su recompensa por lo que ha hecho en este mundo. Nuestro gran equivocación reside en que nosotros queremos ver que los pecadores consuetudinarios paguen frente a nuestros ojos sus iniquidades, pero eso no siempre ocurre.

En ocasiones, el Señor nos permite contemplar la manera en que un malvado paga sus fechorías, ya sea a través de la justicia de los hombres o la justicia divina, porque de manera reiterada los malvados parecen comprar su libertad, pero el castigo de Dios solo en ocasiones se nos permite verlo, muchas otras veces no.

Pero no verlo no significa que Dios se desentienda de toda la maldad que acumulan los impíos. De ninguna manera. Al contrario Dios es paciente con ellos, pero cuando colman su paciencia actúa y la hace de manera enérgica y de manera implacable.

La encarnación de Cristo, la incomparable revelación de Dios
IV. Para mostrarnos su justicia
A. Porque su gobierno es eterno
B. Porque su gobierno es justo

El verso ocho de nuestro pasaje nos ofrece una perspectiva interesante sobre el Hijo: reina y su reino tiene dos características: es eterno y tiene equidad o justicia. Eso significa que nunca ha dejado de tener el control de lo que sucede en este mundo y a la vez que sanciona a los malvados desde siempre.

A. Porque su gobierno es eterno

El reino del Mesías es la esperanza de Israel. El Hijo de Dios es el Mesías, es la conclusión que obtenemos con la cita que el autor de la carta hace del salmo cuarenta y cinco, un salmo que Judíos y cristianos coinciden en que es un salmo mesiánico debido a que inscripción no deja lugar a dudas.

Es una cita textual que el autor de la carta le hace a los judíos que conocía bien en el Antiguo Testamento y sin preámbulos señala categóricamente que habla del Hijo de Dios. De igual modo muchos rabinos señalan con claridad que el salmo es una referencia al Mesías que esperan.

Y lo esperan porque Israel reinará con su Ungido. El hijo de David habrá de sentarse en el trono de su padre y derrotará a todos los enemigos de su pueblo y a la vez reinará no solo a los judíos, sino a todo el mundo y por ello cada vez que se reza esta pieza se afirma la esperanza de que un día reinarán con el Salvador.

El salmo les recuerda esa verdad y a nosotros nos hace volver nuestros ojos al cielo como cristianos porque nosotros también lo esperamos. Si una virtud tiene este salmo es que nos une a gentiles que creemos en nuestro Señor Jesucristo y los hebreos en la verdad que alienta nuestra corazón: el Mesías viene pronto a reinar físicamente.

Esa esa una poderosa razón para pensar que el escritor de la carta a los Hebreos lo usa en su primer capítulo para unir en una sola esperanza a gentiles y judíos que han creído en Cristo Jesús, pero que enfrentan grandes dificultades y presiones porque Jesús reina espiritualmente, pero pronto lo hará físicamente.

El Hijo de Dios reina ya y lo hace dirigiendo a esta humanidad hacia dónde se encontrará con su Creador.

B. Porque su gobierno es justo

Cuando el libro de los Salmos dice que su cetro es un cetro de justicia, lo que esta diciendo es que su gobierno o su reino es un reino justo. La palabra justicia que se utiliza en este pasaje tiene relación estrecha con los tribunales, jueces o procedimientos donde se dicta una sentencia ya sea de culpabilidad o inocencia.

La palabra justo procede de la palabra griega “euthutés” que aparece únicamente en este versículo y que la versión griega del Antiguo Testamento llamada los LXX traduce cómo justicia, rectitud moral y hasta lealtad. Eso quiere decir que Dios tiene un gobierno recto donde no hay corrupción.

Nadie se sale con la suya, nadie puede comprar la justicia porque Dios es insobornable y en ese sentido le da a cada uno lo que merecen sus obras y para ello recurre a sus incontables instrumentos para sancionar a todos aquellos que hacen daño a seres indefensos, a quienes violentan a sus semejante. Nadie dejar de tener su castigo.

El Hijo de Dios es compasivo y amoroso, pero definitivamente también es fuego consumidor, es celoso de su santidad y como Pablo advierte en su carta a los Gálatas no puede ser engañado y en ese sentido cada persona recibirá lo que merecen sus acciones porque lo que se siembra eso se cosecha.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario