La Biblia dice en Eclesiastés 7:17

No hagas mucho mal, ni seas insensato; ¿por qué habrás de morir antes de tu tiempo?

Introducción

En la Biblia encontramos muchos personajes que murieron antes de tiempo. Descubrimos por ejemplo a Onán, el hijo de Judá, a Nadab y Abiú, hijos de Aarón que perecieron muy jóvenes por ofrecer fuego extraño en el altar del Señor. Murió muy joven también Amnón, uno de los hijos de David que fue muerto por Absalón, quien a su vez también murió en la plenitud de la vida.

Murió antes de tiempo también Abel, claro que el partió de este mundo, no por la maldad, sino por la envidia de su hermano Caín, quien lo privó de la vida en los albores de la historia de la humanidad. El de Abel es un caso excepcional, además de que el autor de la carta a los Hebreos lo considera un héroe.

Salomón fue un observador de la experiencia humana y supo que muchos hombres y mujeres mueren antes de tiempo y una de las razones por las que perecen es justamente por hacer el mal, por conducir su vida por los caminos de la maldad que siempre paga a sus practicantes de la manera más inesperada.

Pero también los hombres mueren por la insensatez que es la imprudencia y la falta de sabiduría para conducir sus vidas.

Los seres humanos proyectamos nuestra vida en cuatro etapas generales: infancia, juventud, vida adulta y vejez. Cuando los padres crían sus hijos tienen en mente que serán ellos los que los enterrarán. Es completamente irregular que los padres den sepultura a sus hijos. El dolor es inimaginable.

Por ello, la muerte prematura o como dice Eclesiastés antes de tiempo es una gran fracaso porque se supone que la expectativa de todo el mundo es llegar a la cuarta etapa general de la vida que es la senectud y a partir de allí comenzar los preparativos para salir de este mundo sin dejar problemas a nuestros sucesores.

Salomón ha escrito con toda claridad que hay un tiempo de nacer y hay un tiempo de morir. Es decir, la maldad rompe con esa armonía de la vida porque la maldad y la necedad mata a sus practicantes y les hace partir de este mundo antes de lo que se tenía planeado para ellos, por eso Salomón hace un llamado urgente para hacer el bien.

La implacable batalla contra el tiempo

Para prolongarlo
A. Al evitar la maldad
B. Al hacer buenas acciones

El Salmo treinta y cuatro dice lo siguiente:

Venid, hijos, oídme; el temor de Jehová os enseñaré. 12 ¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien? 13 Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. 14 Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela. Salmo 34: 11-14.

David plantea aquí la manera de vivir más como es el anhelo de todos. Pero no solo para vivir mucho, sino también para que en esa prolongación de la vida la persona viva bien. Porque de nada sirve vivir mucho si todos esos años viviremos mal o tendremos penas y calamidades. Job dice que en ese caso un abortivo sería la mejor opción en ese escenario.

Queda claro aquí que la maldad reduce nuestra existencia, tal como lo enseña la Biblia no solo en este pasaje, sino también en el Génesis, sobre todo en la sección relativa al diluvio y todos sus pormenores.

A. Al evitar la maldad

Salomón no cree que la maldad es destructiva. Está completamente seguro. El tema del mal es uno de los grandes tópicos de la revelación divina. El mal lo encontramos desde el tiempo del Edén. El maligno, el diablo, satanás o el adversario es su portador. Descubrimos que el hombre es influenciable aun antes de caer de la gracia del Señor cuando recién fue creado.

Una vez caído o después del pecado Adán y Eva, el hombre experimenta una inclinación natural hacía el mal. La educación trata de domar sus intenciones malvadas, pero la mayoría de las veces no lo logra o más bien, casi siempre porque hay en el ser humano una parte oscura que lo lleva a hacer cosas malas.

Las cosas se complican para hombres y mujeres porque enfrentan un entorno corrompido y malvado y a la vez su interior está influenciado por la maldad provocada por el pecado de Adán y cuando ambas se reúnen conocemos entonces la peor versión de los seres humanos que pueden llegar a niveles macabros.

La frase de la versión Reina Valera 1960 “no hagas mucho mal”, parece que autoriza hacer un poco de mal, pero en realidad de ningún modo es el sentido de lo que Salomón quiso decir. Para entender mejor el texto nos ayuda la versión hebrea de Eclesiastés que plantea este verso así:

“No te excedas en tu iniquidad, ni seas necio, ¿por qué has de morir antes de tiempo?
En Salmos 34: 21 encontramos planteado claramente los resultados de una vida entregada a la maldad: “Matará al malo la maldad, y los que aborrecen al justo serán condenados.” Una persona mala es aquella que ha perdido el sentido de justicia, el sentido de la bondad y se ha convertido en un ser vengativo que disfruta el sufrimiento de los demás.

B. Al evitar la insensatez

Aunque parientes cercanos, la insensatez se diferencia de la maldad en que las personas pueden no ser tan malas, pero su falta de sensatez, prudencia y sabiduría los puede conducir irremediablemente a la muerte. La estupidez humana es una causa de muerte que en los últimos tiempos ha crecido grandemente.

La persona que, por ejemplo, conducen imprudentemente un vehículo lleno de juegos pirotécnicos, y

Estamos a punto de cumplir cinco años de los lamentables hechos en Tlahuelilpan, Hidalgo.

Aquel 18 de enero de 2019, se registró la expulsión descontrolada de gasolina en el kilómetro 226 del oleoducto que corre del puerto veracruzano de Tuxpan a la ciudad de Tula.

Fue ocasionada por la instalación rudimentaria de una toma clandestina en el ducto de 14 pulgadas de diámetro con la finalidad de extraer ilegalmente el combustible. Debido a la fuerte presión del hidrocarburo y al poco conocimiento técnico en la manipulación de esas tuberías, rápidamente se salió de control y el líquido comenzó a brotar masivamente elevándose varios metros.

La gente comenzó a acercarse con la esperanza de recolectar el combustible para venderlo posteriormente, incluso sin saber que eso constituye un delito y que su vida estaba en riesgo inminente.

A las 18:58 horas, la acumulación del hidrocarburo en la superficie y su saturación en el ambiente ocasionó una fuerte explosión que dejó un saldo de 137 decesos: 69 personas fallecieron en el lugar y de los 81 hospitalizados por quemaduras, murieron 68; sólo 13 fueron dados de alta con lesiones.

La explosión fue particularmente mortal debido a que una gran cantidad de personas se encontraban en el lugar recolectando combustible y otros más por simple curiosidad.

Información tomada del portal del gobierno de México. https://www.gob.mx/cenapred/articulos/a-tres-anos-de-la-explosion-en-tlahuelilpan-hidalgo

Y así podemos escribir muchos relatos escalofriantes de personas que murieron de manera absurda por falta de prudencia.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario