17.9 C
Oaxaca City
viernes, julio 30, 2021
spot_img

La mujer rencillosa

La Biblia dice en Proverbios 27: 15-16

Gotera continua en tiempos de lluvia y la mujer rencillosa son semejantes; pretender contenerla es como refrenar el viento, o sujetar el aceite en la mano derecha. 

El libro de Proverbios presentar a la mujer mala, a la mujer adúltera, a la mujer iracunda y a la mujer virtuosa para enseñarnos el abanico de condiciones de ellas. En sentido negativo el carácter de las mujeres puede tener serias dificultades que el esposo es quien ha de soportar su conducta lo que le llevará a vivir una experiencia de verdad terrible. 

En estos dos versos que hoy meditamos nos presenta a la mujer rencillosa. Esta mujer es la que pelea por todo. Tiene una facilidad enorme para convertir una discrepancia en una gran contienda. Es la clase de femenina que comienza y termina una discusión y aún así queda molesta con su esposo. 

Salomón para ilustrar de mejor manera lo que provoca esta clase de mujeres la compara con una gotera. Los que hemos vivido la experiencia de tener en nuestra casa una gotera sabemos lo molesto que resulta escuchar la caída de gota a gota en alguna parte de nuestro hogar, eso sin contar cuando la gotera se presenta en las noches. 

La mujer rencillosa en como gotera porque hace crispar la calma que se requiere en el hogar, convierte la vida familiar en un suplicio porque quiere contender por todo, a todas horas y todos los lugares. No se le da de ningún modo la calma y la tranquilidad para atender las naturales desavenencias que surge en la vida matrimonial. 

Lo mas triste de esta clase de personas es que cuando se les trata de calmar puede provocar que se enoje más. Por eso Salomón dice que contenerla es como refrenar el viento o sujetar el aceite en la mano, es decir, imposible. La mujer rencillosa una vez encarrerada no se puede detener. 

El proverbista apunta a esta tipo de mujeres porque son sumamente destructivas no solo con sus propias personas, sino particularmente con quienes les rodean. En primer lugar, su esposo, pero luego sus hijos y a falta de ellos la familia más cercana. Con ella no se puede vivir, se sobrevive. 

Una mujer rencillosa se pelea con todos y hasta consigo misma porque ha dejado desarrollar en su vida la semilla de la discordia que vuelve a las personas en seres incapaces de llegar a acuerdos con los demás, una lamentable condición de vida porque nunca nadie tendrá siempre toda la razón. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

ÚLTIMAS ENTRADAS