La Biblia dice en Marcos 5:17

Y temiendo muchas pérdidas, comenzaron a rogarle que se retirase de sus confines.

Así traduce este verso la versión Torres Amat de la Biblia mientras que las biblias Dios Habla Hoy y Reina Valera 1960 lo hacen de la siguiente manera: “Entonces comenzaron a rogarle a Jesús que se fuera de aquellos lugares” y “Comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos.”

La versión Torres Amat tiene la virtud de precisar la razón por la que los habitantes de Gadara le pidieron a Jesús que se fuera de su tierra, a pesar de que uno de sus conciudadanos había sido liberado de una terrible y profunda posesión demoniaca que lo convirtió en un terror para todos.

El hecho de que todos los demonios que atormentaban a ese hombre hayan tomado un hato de cerdos para entrar en ellos y se hayan precipitado en el mar los hizo temer más perdidas de ese calibre ya que habían perdido casi dos mil cerdos y eso era insoportable para todos ellos.

Ellos en realidad no vieron lo que su conciudadano ganó sino lo que ellos perdieron y ese es uno de los grandes engaños del maligno a la vida de todos los seres humanos porque en lugar de ver lo que ganarán por seguir a Jesús se quedan mirando y contado “todo lo que perderán” por abrazar la fe en Cristo Jesús.

Muchas personas solo miran lo que van a perder si dejan su vida alejada de Dios y se acerca a él y piensan equivocadamente que Dios les va a pedir algo que no pueden dar, pero en realidad lo único que hace Dios es quitarnos todo lo que en nuestra miserable vida no sirve nada para darnos lo que en realidad requerimos.

Como un maestro orfebre el Señor lo único que hará será deshacerse de todo lo que no sirve para crear un nuevo ser, pero muchos piensan que Dios, si lo dejamos entrar a nuestra vida, tomará lo más valioso y lo destruirá, pero no, en realidad el Señor lo único que hace es quitarnos lo que está demás en nosotros.

Los hombres de Gadara pensaron que protegían sus intereses, que cuidaban sus posesiones, que aseguraban su patrimonio alejándolo de su ciudad, pero perdían lo más valioso que era su presencia y con ello su salvación y a quien sabe lo mejor que podemos hacer con todo lo que tenemos, incluso con nuestra vida.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario