17.4 C
Oaxaca City
jueves, mayo 13, 2021
spot_img

Los ministros de culto y las elecciones

Por Porfirio Flores

La secretaría de Gobernación emitió este lunes 26 de abril un comunicado para solicitar a los ministros de culto que se abstengan de opinar sobre candidatos o partidos políticos y lanza una vedada que amenaza con sancionarlos de acuerdo a lo estipulado en la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público que reglamenta los artículos 24 y 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 

Dicha decisión obedece a que el obispo de Mexicali, Baja California, Isidro Guerrero Macías promovió en plena misa la candidatura a la presidencia municipal de la panista Eva María Vásquez y por lo cual integrantes de la comunidad LGBT se inconformaron y amenazaron al prelado con denunciarlo. 

Este conflicto reabre de nueva cuenta un viejo y antiguo debate sobre la participación política de los ministros de culto. La histórica separación de la Iglesia con el Estado desde los tiempos de Benito Juárez ha sido siempre el argumento que blanden todos los gobiernos a la hora de modificar el estatus de los religiosos en cuanto a su libertad de expresión. 

Sin embargo es sumamente cuestionable dicha posición porque cuando se trata de los derechos de la comunidad LGBT, se apela a un estado moderno que garantice los derechos de las minorías, que visibilice su débil condición social y que los incruste con todas sus garantías en la sociedad mexicana. 

Eso suena muy moderno, pero cuando se trata de los derechos de los ministros de culto no solo se les restringe su libertad de expresión para que puedan opinar de lo que sea, pero particularmente de los candidatos a tal o cual puesto de elección popular en una clara expresión de conculcarles sus derechos. 

Pero no solo eso. No solo se trata de hollar sus derechos, sino todavía más: de restringirlos, me explico: En estos momentos la Cámara de Diputados tiene en comisiones y apunto de subir al pleno una iniciativa que prohíbe a los ministros de culto señalar como abominación las relaciones de personas del mismo sexo. 

No quieren que digan ni abominación, ni perversidad, ni nada que los haga sentirse lastimados en sus derechos humanos.

Pero dicha expresión se encuentra en la Escritura, particularmente en el libro de Levítico 18: 22 que dice: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. No es una opinión personal de los ministros de culto es una doctrina de la Biblia, pero la Cámara de Diputados quiere legislar para que no se use ninguna clase de adjetivos al referirse a los homosexuales. 

El estado moderno que plantean los legisladores de Morena solo se alcanza, según ellos, si el gobierno reconoce los derechos humanos de la comunidad LGTB, en tanto que los derechos de los ministros no. Es una relación asimétrica y desproporcionada porque se le da más a unos y se le resta más a otros. 

Los ministros de culto de todas las confesiones con presencia en México mantienen su expectativa para que el gobierno se abra a este debate y decida junto con académicos, legisladores de todos los colores y la sociedad en general que ha de hacerse con este viejo debate. 

Este es un panorama muy distinto de lo que ocurre en otras latitudes, por ejemplo en Estados Unidos, muchos ministros de culto no solo pueden opinar de cualquier tema, algunos de ellos incluso son legisladores o gobernadores.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

ÚLTIMAS ENTRADAS