La Biblia dice en Lucas 1:34

“Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón.”

El plan divino que contemplaba el nacimiento virginal de Cristo se topó con una interrogante natural de María, la principal protagonista que, ante las palabras que le dirigió el ángel Gabriel, finalmente cuestionó como ocurriría todo esto, si no había tenido relaciones con hombre alguno.

El mensaje que María recibió ella lo proceso de manera natural o de forma estrictamente humana. Tener un hijo es algo natural. Que sea escogido antes de nacer, también. Los ejemplos abundan: Jacob, Sansón, Samuel y otros más en el Antiguo Testamento. Por eso su pregunta: como nacería su hijo si aún no vivía con José.

La explicación que más adelante le da el mensajero divino, le muestra lo que habría de suceder, sin embargo la interrogante que ella hace nos sirve para reflexionar que el primer paso para ver milagros en la vida o para hacer la voluntad de Dios en el ámbito sobrenatural es estar dispuesto a obedecer en lo que humanamente podemos hacer.

María estaba dispuesta, pero quería indagar cómo habría de ocurrir todo lo que el ángel le había pronosticado. No es la incredulidad la que motivo, al contrario la movió el deseo de saber perfectamente cuál sería su rol en todo lo que el mensajero del cielo le había dicho, quería conocer la manera en que se traducirían en los hechos las palabras de Gabriel.

María pudo haber pensado que al consumarse su matrimonio con José, todo lo que el ángel le había dicho ocurriría. Jesús nacería, ella sería madre y su hijo se convertiría en el rey de la casa de David, pero eso no sucedería así. Todo lo humano tendría que hacerse a un lado para la encarnación del Señor.

Sin embargo sus palabras nos muestran su humanidad, sus dudas, sus inquietudes y el camino que a juicio de ella se debía seguir para alcanzar los propósitos que Dios tenía para su vida, pero en realidad todo lo que ocurriría después de ese encuentro se enmarcaría en lo sobrenatural.

Ella estaba a punto de comenzar a caminar en un ámbito desconocido para ella. Una senda donde lo natural dejaría de ser para dar paso a lo sobrenatural, a lo asombroso y a las señales que no dejarían de acompañarla hasta su muerte.

Tenemos claro que los seres humanos planeamos desde nuestra humanidad, pero Dios siempre interviene para hacer mucho más de lo que pedimos o entendemos y de esa manera nos demuestra una y otra vez que sus planes siempre son más grandes que nuestro empequeñecidos proyectos.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario