Agencias

San José, Costa Rica. El número de sacerdotes católicos arrestados desde el 20 de diciembre en Nicaragua se elevó a 14, denunciaron ayer lunes religiosos y activistas humanitarios nicaragüenses en el exilio, en el marco de una ola de detenciones de clérigos por la que el papa Francisco expresó preocupación.

El sacerdote Gustavo Sandino, párroco en el municipio de Santa María de Pantasma, en el norteño departamento de Jinotega, fue detenido el último día de 2023.

Esta oleada de arrestos inició con la detención el obispo de Siuna, Isidoro Mora, el 20 de diciembre, según un listado de la abogada especialista en temas de la Iglesia, Martha Molina, exiliada en Estados Unidos.

El papa Francisco dijo ayer que sigue “con profunda preocupación lo que está sucediendo en Nicaragua, donde obispos y sacerdotes han sido privados de su libertad”, tras el tradicional rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Ni el gobierno ni la policía se han referido a la situación de los religiosos.

La relación entre la Iglesia y el gobierno se deterioró durante las protestas del 2018, luego de que Ortega acusara a religiosos de apoyar a los opositores en lo que consideró un intento de golpe de Estado.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario