La Biblia dice en el Salmo 129

Cántico gradual. Mucho me han angustiado desde mi juventud, puede decir ahora Israel; mucho me han angustiado desde mi juventud; mas no prevalecieron contra mí. Sobre mis espaldas araron los aradores; hicieron largos surcos. Jehová es justo; cortó las coyundas de los impíos. Serán avergonzados y vueltos atrás todos los que aborrecen a Sion.Serán como la hierba de los tejados, que se seca antes que crezca; de la cual no llenó el segador su mano, ni sus brazos el que hace gavillas. Ni dijeron los que pasaban: Bendición de Jehová sea sobre vosotros; os bendecimos en el nombre de Jehová.

Introducción

La historia del pueblo de Israel es una historia desgarradora de dolor y sufrimientos. Casi desde que se convirtieron en pueblo y nación del Eterno, los hebreos han padecido toda clase de adversidades, han contendido contra poderosos enemigos que han querido destruirlos y aniquilarlos. 

Y este salmo nos recuerda esta pavorosa verdad. El asedio a Israel ha sido desde siempre y de manera constante. Ningún hebreo de ningún tiempo ha dejado de padecer al identificarse como hijo de Abraham, al contrario los ha perseguido una suerte de mal fario que se ha traducido en exilio, persecución, muerte y desolación. 

Su condición de pueblo de Dios los ha convertido en blanco favorito, en el pasado, de otras religiones politeístas que sentían una burla su fe al hablar de un Único y Verdadero Dios, frente a sus ídolos y dioses, pero en la actualidad religiones como la mulsumana y también la católica los han combatido. 

Este salmo nos recuerda que los judíos tienen enemigos y no cualquier clase de enemigos, sino adversarios dispuestos a todo con tal de exterminarlos. El ejemplo de Hitler con la Alemania nazi es el ejemplo más acabado del calibre de adversarios que enfrenta un pueblo que abrazó una fe sencilla basada en la confianza en un Dios revelado en la Escritura. 

Para comprender la clase de enemigos que enfrenta Israel debemos no solo mirar la historia, plagada de episodios antisemitas, o mejor dicho, antijudíos, para comprobar que la Biblia no miente cuando expresa que solo la intervención divina puede salvarlos.

Señor, anímame en mi peregrinar a la patria celestial

Salmo 129: Para esperar tu intervención contra nuestros enemigos

A. Que  nos han angustiado desde muy temprano

B. Que nos provocan dolores y padecimientos

C. Que los hará volver atrás

D. Que los secarás como hierba

Este cántico gradual, nos lleva a considerar que hoy son los palestinos, ayer fueron los alemanes y hace siglos los egipcios, asirios, babilonios, griegos, medo-persas y romanos los que intentaron destruir más que al pueblo de Israel, la fe en el verdadero Señor del cielo y de la tierra. 

Por casi dos meses hemos visto saturados los medios de comunicación tradicionales y modernos hablando de un conflicto que para muchos es reciente, pero para quienes se han adentrado en el estudio de la Escritura y la historia de Israel, no es nuevo, ni será el último que veamos en esta tierra. 

Los peregrinos recitaban este salmo cuando iban rumbo a Jerusalén para recordar que sin la intervención divina su existecia como nación era inviable porque por todos los medios han querido destruirlos, pero Dios ha estado de su lado y ha provisto siempre una manera de ponerlos a salvo. 

A.    Que nos han angustiado desde muy temprano

El verso uno y el verso dos de nuestro salmo dicen de la siguiente manera:

Mucho me han angustiado desde mi juventud, puede decir ahora Israel; mucho me han angustiado desde mi juventud; mas no prevalecieron contra mí.

Con una expresión poética el salmista nos recuerda o nos lleva al pasado de Israel donde naciones poderosas han ido contra ellos. Se trata de tener presente que los ataques contra ellos son antiquísimos y desde que comenzaron no han parado, ni pararán porque tienen un objetivo muy claro: aniquinarlos. 

De hecho otras versiones traducen de manera distinta estos dos versos. Por ejemplo, la versión Torres Amat lo hace así: Muchas veces me han asaltado los enemigos desde mi tierna edad; dígalo ahora Israel: Muchas veces me han asaltado desde mi tierna edad, pero no han podido conmigo. 

Israel ha tenido rivales desde siempre, los egipicios inicialmente en su historia, los romanos y hasta los alemanes del tiempo de Hitler, pero ninguno de ellos han podido lograr su objetivo de hacerlos añícos ya que no han podido prevalecer contra ellos y de manera sorprendente y milagrosa siempre han salido victoriosos. 

De hecho, los judíos allí siguen mientras que egipcios, romanos y nazis han perecido.

B. Que nos provocan dolores y padecimientos

Los versos tres y cuatro de nuestro salmo dicen de la siguiente manera: 

Sobre mis espaldas araron los aradores; hicieron largos surcos. Jehová es justo; cortó las coyundas de los impíos.

En su novela “El libro del destino”, José Gordon nos conduce a los tiempos del holocausto y la muerte de millones de seres humanos en las terroríficas y dantescas cámaras de gases que sintetizan el grado de animadversión que pueden concitar los judíos, para presentarnos el infierno que significó padecer a manos de los alemanes. 

En esa obra, Gordon nos dice que cuando los soldados nazis encontraban familias con niños pequeños los lanzaban al aire y como si fueran patos les disparaban para matarlos, si no atinaban, de todos modos, los infantes morirían al caer desde una altura de seis o siete metros. 

Esta clase de relatos nos dejan estupefactos y sumamente perturbados porque el nivel de maldad que se vivió en esos días es inimaginable, incomprensible e increíble por el dolor que padecieron los judíos durante años, tanto en los campos de concentración como en los guetos. 

La frase “sobre mis espaldas araron los aradores; hicieron largos surcos” nos conduce justamente a las heridas que llevan en el alma los hebreos. Se trata de marcas impregnadas en sus vidas no solo por lo acontencido recientemente en Alemania, pero también por lo ocurrido en siglos pasados. 

Las palabras “genocidio” y “progromo” nacieron por el sufrimiento de los judíos, al igual que la expresión holocausto, en el sentido de aniquilación. Ese solo hecho nos demuestra que los hebreos cargan sobre sus espaldas siglos de hostigamiento y persecución como ninguna otra nación de este planeta. 

C. Que los harás volver atrás

El verso cinco de nuestro salmo dice de la siguiente forma: 

Serán avergonzados y vueltos atrás todos los que aborrecen a Sion.

La historia es contundente a la hora de saber que ha sucedido con los enemigos de los hebreos: algunos de esos pueblos ya ni siquieran existen y otros como los españoles o rusos que practicaron medidas infames con los israelitas nunca pudieron lograr su objetivo final que era aniquilarlos. 

El odio que sienten contra Israel no puede por más grande que sea llevarlos a conseguir el fin que buscan. Han sido avergonzados y vueltos atrás. No han podido alcanzar sus demenciales propósitos porque Dios se ha antepuesto siempre.

D. Que los secarás como la hierba

Del verso seis al ocho encontramos:

Serán como la hierba de los tejados, que se seca antes que crezca; de la cual no llenó el segador su mano, ni sus brazos el que hace gavillas. Ni dijeron los que pasaban: Bendición de Jehová sea sobre vosotros; os bendecimos en el nombre de Jehová.

El destino de todos los enemigos de Israel está claramente marcado: no prevalecerán. No lograrán sus objetivos por más poderosos que parezcan, por más imbatibles que se vean, nuncan obtendrán el deseo de su pervertido corazón porque son como esa clase de hierba que crece en los tejados.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario