La Biblia dice en 1ª Corintios 15: 58

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Introducción

Al concluir el tema de la resurrección que había levantado dudas y afirmaciones equivocadas sobre el poder sobre la muerte de nuestro Señor Jesucristo, el apóstol Pablo les dice a los corintios que lejos de enfrascarse en discusiones sin sustento, debería de hacer la obra del Señor con firmeza y constancia.

Esas palabras o esas órdenes nos muestran que la ociosidad se había instalado en la iglesia con algunos miembros que en lugar de seguir haciendo la obra del Señor se dedicaron a hablar de cosas que ni ellos mismos comprendían, tratando el tema de la resurrección como si se tratará de un tema secular donde la razón impera por encima de la fe.

En su conclusión sobre el tema que más espacio ocupa en la carta el apóstol Pablo no solo los conmina a seguir trabajando en la obra del Señor con firmeza y constancia, sino también les pide que bajo ningún motivo deben olvidar que en la obra del Señor se debe progresar siempre y también que nada de lo que se haga para el Señor es inútil.

En un solo versículo Pablo usa dos vocablos que se refieren a la labor que se despliega en la iglesia: 1. La obra del Señor y 2. Trabajo en el Señor, que nos muestra que la vida del creyente está relacionada estrechamente con la labor que hacemos a favor de la iglesia y que nadie debe estar exento de hacer por el cuerpo de Cristo.

La palabra obra procede de la raíz griega “ergon” que tiene diferentes usos en el Nuevo Testamento como empleo, tarea o trabajo todas ellas relacionadas con una acción o una ocupación que desgasta o implica un esfuerzo generalmente grande para llevar a cabo un acto que requiere fuerza.

La palabra trabajo que usa Pablo procede de la raíz griega “kopos” que literalmente significa golpear, como cuando se golpea la roca o se infringe una fuerza descomunal contra un material muy resistente a fin de romperlo y por ello el término kopos también se usa como cansancio o fatiga.
Los cristianos de Corinto dejaron de trabajar con empeño y laborar con todas sus fuerzas y cayeron en la ociosidad que generalmente relaja todo: desde lo que hacemos hasta lo que hablamos.

Porque cayeron en la ociosidad

A. Ante la falta de firmeza

B. Ante la falta de determinación

C. Al dejar de crecer en la obra del Señor

D. Al olvidar que Dios premia la labor en su obra

A. Ante la falta de firmeza

Pablo llama a los creyentes de Corinto a tener firmeza. Es palabra es muy interesante en el griego. La palabra se relacionaba con los asientos de los teatros o circos romanos que eran hechos de piedra y que no se podían mover bajo ninguna razón. Permanecían en los lugares donde los habían puesto y no cambiaban de lugar por ninguna razón.

Cuando Pablo apela a la firmeza está apelando a que los creyentes entienda que deben tener la misma actitud de servicio siempre. Cuando conocieron al Señor comenzaron sirviéndole y así deben permanecer, sin cambiar, sin modificar nada, pero sobre todo sin bajar el ritmo o reducir la fuerza.

Un creyente que relaja su servicio al Señor puede caer en hábitos pecaminosos que tarde o temprano destruirán su vida. En el caso de los corintos al dejar la firmeza se dedicaron a discutir asuntos que desconocían y que llevaron a otros al error o a una práctica equivocada de lo que debe ser el cristianismo.

B. Ante la falta de determinación

Pablo les pide a los creyentes de la iglesia de Corinto que permanezcan constantes. La expresión constantes procede de la raíz griega “ametakinétos” que nace de dos vocablos “a” sin y “metakinétos” que literalmente quiere decir alejarse de. La palabra que surge de esos dos vocablos juntos es sin poder alejarse o sin poder distanciarse.

La expresión nos lleva a pensar en algo que se mantiene siempre en su sitio, algo que no se mueve. En el caso de las personas o los seres humanos para no movernos de lo que creemos es indispensable determinación. La constancia significa en ese sentido no modificar en ningún modo nuestras convicciones.

C. Al dejar de crecer en la obra del Señor

Pablo le pide a los corintios que sigan creciendo en la obra del Señor. Algunas versiones traducen esta frase como “sigan trabajando sin descanso” para explicar que la labor que se hace por el Señor merece nuestro mejor esfuerzo y que vale la pena el agotamiento que tiene como origen trabajar por el Creador.

La obra del Señor debe hacerse con una actitud correcta recordando la parábola de los talentos que Jesús dijo para hacernos comprender lo que él espera de nosotros y lo que nosotros podemos hacer. Se trata de hacernos ver la gran relevancia de nuestro llamado para hacer por el Señor.

D. Al olvidar que Dios premia la labor en su obra

El apóstol Pablo ánima a sus hermanos de la fe a trabajar sin cesar por la obra del Señor estimulándolos a pensar que toda labor que se hace por el Señor tiene su premio, recompensa o galardón siempre que se hace de la manera correcta y con las motivaciones ajustadas a lo que Dios pide.

Porfirio Flores
Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario