La Biblia dice en 1ª Corintios 12:1-7

No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. 2 Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. 3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. 4 Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.5 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 6 Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. 7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

Introducción

La iglesia de Corinto contaba con todos los dones que una comunidad cristiana puede tener para su funcionamiento. En el capítulo doce Pablo hace una lista de las capacidades sobrenaturales que había en esa congregación para demostrar que el cuerpo de Cristo fue dotado completamente para su labor en este mundo.

En el capítulo doce Pablo enlista doce dones que había en la iglesia de Corinto. Aquí los menciono: 1. Palabra de sabiduría. 2. Palabra de ciencia. 3. Fe. 4. Sanidades. 5. Hacer milagros. 6. Profecía. 7. Discernimiento de espíritus. 8. Diversos géneros de lenguas. 9. Interpretación de lenguas. 10. Apóstoles. 11. Maestros. 12. Administradores.

En la carta a los Efesios 4: 11-12 encontramos los siguientes: 1. Apóstoles. 2. Profetas. 3. Evangelistas 4. Pastores-Maestros. Mientras que en Romanos 12: 6-8 encontramos los siguientes. 1. Profecía. 2. Servicio. 3. Enseñanza. 4. Exhortación. 5. Repartición. 6. Presidir. 7. Hacer misericordia.

Todas estas capacidades proceden de Dios a través de su Espíritu Santo y es un hecho que los corintios tenían casi la totalidad de ellos, pero en lugar de unirlos, los había separado por su falta de amor y su desbordado egoísmo que los hacía competir con lo que Dios les había dado, en lugar de cohesionar la comunidad cristiana.

Pablo quiere corregir una grave equivocación que ellos tenían respecto a este nuevo poder que Dios otorgó a la iglesia porque muchos de ellos acostumbrados a la idolatría pensaban que los dones espirituales se podían equiparar con los trances diabólicos de los paganos.

Los corintios no entendía bien el tema de los dones espirituales por eso en los primeros tres versos del capítulo Pablo les hace ver la gran diferencia entre la vida antigua y la nueva vida en Cristo en relación con la manifestación que Dios hace de su presencia. Los ídolos que ellos seguían eran mudos, pero Dios está vivo. Se comunica justamente a través de dones.

Un don o capacidad sobrenatural para servir a Dios jamás hará que una persona blasfeme contra Cristo, pero de igual modo una persona no podrá bendecir a Jesucristo de no ser por lo que el Espíritu haya operado en su vida. Es decir el Espíritu Santo no ofende a Dios, ni tampoco un hombre adora a Dios por sí mismo, todo se debe a la intervención del Espíritu.

Dicho lo anterior Pablo señala tres expresiones para mostrar lo que significa un don del Espíritu Santo y también usa frase para reiterar la nueva realidad de los corintios en la iglesia hay diversidad, pero el Señor es el mismo. De esa forma el apóstol quiere que los corintios y nosotros entendamos que hay un amplio espectro de dones, pero Dios es el mismo.

Solo les faltaba amor

Porque no aprovechaban las manifestaciones del Espíritu
A. Con diversidad de dones
B. Con diversidad de ministerios
C. Con diversidad de operaciones

A. Con diversidad de dones

El verso cuatro dice de la siguiente forma:

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

La palabra griega para diversidad es el vocablo “diairesis” que se puede traducir como “distribución”, “distinción”, “diferencia” y hasta como “división”. La expresión nos lleva a pensar en una distinción que surge de una distribución diferente a diferentes personas.

En el ámbito espiritual, el Señor se ha reservado la facultad de distinguir las capacidades sobrenaturales que le da a cada uno de sus hijos para servirle. La palabra don que usa Pablo en este verso procede de la raíz etimológica “charisma” o “carisma”, que literalmente quiere decir favor inmerecido. Algunos prefieren traducirlo como “regalo gratis”.

Con este nombre el apóstol Pablo quiere decirle a los creyentes de la iglesia de Corinto que Dios les dio a ellos un regalo que no merecían para hacer su obra y son tan diferentes y distintos cada uno de los dones, pero el Espíritu es el mismo. Aquí la mención del Espíritu merece especial atención porque los dones son un obsequio de su parte.

De hecho esa es la palabra que más se utiliza en este pasaje. Se le menciona al menos cuatro veces en los versos tres, cuatro y siete. Su participación en equipar a la iglesia es fundamental para el objetivo que el Señor tiene trazado para su iglesia.

B. Con diversidad de ministerios

El verso cinco de nuestro pasaje que meditamos dice de la siguiente manera:

Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.

Pablo sigue con la intención de hacerles notar que hay distintos ministerios, pero el Señor es el mismo. Ahora ya no usa la expresión Espíritu, sino Señor, para referirse a Cristo.

La palabra ministerio que usa la versión Reina Valera 1960 procede del vocablo griego “diakonia” que literalmente quiere decir “el que sirve a la mesa” por eso algunas versiones optan por traducirla como servicio. Dios le da a los creyentes una capacidad sobrenatural para servir.

Dios hace distinciones únicamente porque cada persona se amolda de manera diferente a la labor que Dios le encomienda. Los dones de los que va a hablar más adelante y que nosotros hemos citado ya son forma de servir a los demás como si fueramos criados o servidumbre.

De ningún modo es para el lucimiento personal como nadie presume por limpiar mesas o estar al servicio de una persona en labores de gran desgaste físico por tener que trabajar siempre en cualquier condición y sin importar si está cansado o no, sino para cumplir con lo que debe hacer porque así esta dispuesto.

Es el mismo Señor el que nos llama a servirlo y nos capacita para ello. Es el mismo Señor de todos. La palabra señor que usa Pablo procede del griego kurios, que literalmente significa amo, dueño. Lo que nos lleva a pensar que el servicio a Dios es equiparable a un esclavo que le sirve a su dueño sin tregua y sin pretextos.

C. Con diversidad de operaciones

Los dones son llamados aquí operaciones. La palabra procede del griego “energéma” de donde procede la expresión energía que utilizamos como la idea de una capacidad para obrar, surgir, transformar o poner en movimiento.

Dios nos da fuerza para obrar su voluntad a través de los dones o ministerios, lo que quiere decir que no es nuestra capacidad, ni nuestra fuerza sino el poder de Dios ministrado a través de su gracia mediante la presencia de su glorioso y poderoso Espíritu Santo que nos da fuerza.

Los dones son diferentes, pero son un favor inmerecido, son una manera de servir y es una manera de trabajar a favor del reino, de ningún modo son para que quien los tiene presuma, se sienta más que sus semejantes, sino una manera de saber que a la iglesia hemos sido llamados a trabajar no a cruzarnos de brazos.

Pablo termina diciendo una verdad que debemos aquilatar en nuestros corazones: Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Todos tenemos un don. Lo descubrimos cuando somos fieles al Señor. En la iglesia no hay ni debe haber espectadores, sino miembros comprometidos con la obra del Señor.

Indígena zapoteco de la sierra norte de Oaxaca, México. Sirvo a Cristo en la ciudad de Oaxaca junto con mi familia. Estoy seguro que la única transformación posible es la que nace de los corazones que son tocados por Dios a través de su palabra.

Deja tu comentario