La Biblia dice en Santiago 3:17-18

17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

Introducción

Santiago dividió el tema de la sabiduría en dos categorías. La sabiduría terrenal y la sabiduría celestial o que viene de arriba. En nuestro estudio anterior hemos analizado las características de la sabiduría que es terrenal y sus desastrosos resultados y ahor en estos versos Santiago apunta a la sabiduría que viene del cielo.

La inteción de Santiago es clara. Contrasta a ambas y nos muestra las dos clases de sabiduría que podemos tener o podemos escoger en esta vida y deja al último la más valiosa de ellas, la que es resultado de esperar en Dios y que llama sabiduría del cielo.

El autor de la carta tiene el objetivo de que sus lectores se esfuercen por buscar esta sabiduría y sobre todo reconocerla en aquellos que pensamos que son sabios para saber si en realidad esa capacidad procede del cielo o es una sabiduría de carácter terrenal.

La sabiduría celestial produce paz y todos sus derivados: amabilidad, benignidad, compasión y buenos frutos, esa es la consecuencia o los resultados de una persona que es sabia de acuerdo a Santiago. Hacer la paz, buscar la paz y promover la paz es un signo inequívoco de una persona con sabiduría.

El escritor de la carta nos va a llevar entonces por cada uno de los aspectos que se visibilizan en una persona que dice tener sabiduría. Un creyente puede acceder a ella y para saber si la tiene, entonces, a continuación cada una de las características de la sabiduría de arriba.

A. Porque es pura

La sabiduría del cielo es pura. La palabra pura que usa el autor de la carta procede de la raíz griega “hagnos” que se traduce como limpia, sin suciedad o libre de contaminación. En algunas versiones se traduce como inocente.

La sabiduría de la que esta hablando la Escritura en este verso es aquella que carece de malicia y por consecuencia hace que sus practicantes tengan esa característica en su vida. El resultado de ser sabio es una vida con pureza, una vida que busque siempre alejarse de todo aquello malicioso o que pueda contaminar su vida.

Antes que nada una persona con sabiduría de lo alto es alguien ocupado en tener una vida que agrade a Dios. El sabio quiere tener comunión con Dios y la sabiduría que practica hace de su vida una vida limpia. Algunas traducciones dicen una vida con ética.

B. Porque es pacífica

La sabiduría celestial también tiene como característica que es pacífica. Algunas versiones traducen esta porción como “que busca la paz” y otros “que ama la paz” en cualquiera de las tres formas de presentarlo el resultado de la sabiduría es notorio o reiterativo: la sabiduría de lo alto trae paz.

La palabra griega para pacífica procede de la raíz “eirene” y en la carta a los Hebreos 12: 11 se traduce como “apacible” y esta es tal vez una de las mejores traducciones para entender el sentido de esta característica. La persona que tiene la sabiduría de lo alto es una persona apacible, tranquila, calmada.

Al contrario de aquella que tiene sabiduría terrnal, esta clase de creyentes no viven en conflicto permanente con su semejante. Tampoco viven peleándose con medio mundo, sino más bien tratando de estar en paz con todos.

C. Porque es amable

El hombre con sabiduría celestial practica la amabilidad. Esta palabra se traduce como gentileza y afable en la versión Reina Valera 1960. Procede de la raíz griega epieikés que se traduce como suave, tolerante y moderado. El contraste de esta clase de personas son aquellas que se les denomina pendencieros.

La amabilidad definitivamente define a una persona. Es todo un estilo de vida que exige estar siempre atento para luchar contra nuestra vieja naturaleza que nos hace ser groseros con nuestro prójimo. La amabilidad se practica en todas partes y el hombre con sabiduría del cielo la hace parte de su vida.

La amabilidad puede salvarnos la vida.

Un hombre trabajaba en una planta distribuidora de carne. Un día, terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; en ese momento se cerró la puerta, se bajó el seguro y quedó atrapado dentro.
Aunque golpeó la puerta fuertemente y comenzó a gritar, nadie pudo escucharlo.
La mayoría de los trabajadores habían partido a sus casas, y fuera del refrigerador era imposible escuchar lo que ocurría dentro. Cinco horas después, y al borde de la muerte, alguien abrió la puerta. Era el guardia de seguridad que entró y lo rescato. Preguntó a su salvador como se le ocurrió abrir esa puerta si no era parte de su rutina de trabajo, y él le explicó: “Llevo trabajando en ésta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero tú eres el único que me saluda en la mañana y se despide de mí en las tardes. El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible. Hoy, como todos los días, me dijiste tu simple “Hola” a la entrada, pero nunca escuché el “Hasta mañana”.

D. Porque es compasiva

Santiago dice que la sabiduría celestial se caracteriza por ser benigna y llena de misericordia. La palabra benigna puede traducirse sencillamente como hacer bien. El hombre con sabiduría celestial hace cosas buenas a favor de los demás basado en el amor de Dios que ha llenado su vida.

Muchos pueden hacer el bien, incluso los malvados, pero solo el sabio lo puede hacer con las motivaciones correctas porque lo hace lleno de la misericordia de Dios.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here